TuMuni envió a sus empleados a capacitarse a un festival de música y a una maratón

La comuna gastó Q52 mil en los boletos y viáticos de siete trabajadores. Dos de ellos se quedaron en el extranjero más tiempo del que duró el evento al que asistieron.

Maratón de New York en 2019, a la que asistieron dos empleados con gastos pagados por la municipalidad. Crédito: New York Road Runners.

 

Por Carmen Maldonado Valle

 

Entre el 29 de octubre y el 30 de noviembre de 2019, la Municipalidad de Guatemala gastó Q52 mil 942 para que dos empleados “ampliaran sus conocimientos” en la Maratón de New York, Estados Unidos, mientras que otros cinco asistieron al Festival Suzuki de Música en El Salvador para recibir capacitación, según el informe de viajes cubiertos por la comuna.

A la maratón asistieron Alejandra Paz y Luis Juárez, directora de desarrollo y subdirector ejecutivo, respectivamente, y sus boletos costaron Q6 mil 784 en total. Además, la comuna gastó Q36 mil 796 en sus viáticos. Llegaron a Estados Unidos el 29 de octubre de 2019 y regresaron a Guatemala nueve días después, a pesar de que el evento al que asistieron duró solamente un día.

El listado de salidas del país costeadas por TuMuni detalla que se pagaron los viajes para que Paz y Juárez “participen como observadores y amplíen sus conocimientos en el ámbito deportivo en TCS NY City Marathon”.

Alessandra Gallio, concejal II electa por el partido Unionista, sostiene que los trabajadores fueron a la maratón para aprender sobre la organización del evento y así mejorar la planificación de carreras en Guatemala, como la 21K, que se lleva a cabo anualmente. Asegura, además, que los trabajadores de la comuna salen del país porque “a veces recibimos invitaciones por parte de asociaciones internacionales e ir a esos eventos le da prestigio a la municipalidad”.

“No se justifica (el gasto) porque como observadores no hacen alianzas ni nada que pueda retornar esa inversión y se podría considerar que se realiza con fines recreativos”, explica la analista de Acción Ciudadana, Gabriela Ayerdi, que considera que este es el tipo de actividades a las que la Contraloría General de Cuentas debería poner más atención porque se invierte en rubros que no responden a las necesidades reales de los ciudadanos. “No tiene sentido que hayan estado más de una semana si la maratón duró un día, sobre todo porque la función principal de la municipalidad no es promover el deporte”, añade.

Dos semanas más tarde, otros cinco empleados salieron del país para “participar y recibir una capacitación en el 8º. Festival Suzuki de Música” en El Salvador, evento que se llevó a cabo entre el 22 y el 30 de noviembre de 2019 y que ofrecería cursos de iniciación musical, violín, guitarra y cello.

La municipalidad capitalina gastó Q1 mil 900 en los boletos con destino a El Salvador y otorgó Q7 mil 462 en viáticos. Los trabajadores que acudieron a capacitarse fueron Ilce De León, Otto René Letona, Victoria Reyes, María Alejandra Sagastume y Diana Durán.

Lily Caravantes, concejal X electa por el partido Semilla, argumenta que los viajes que paga la institución se realizan “para fortalecer las capacidades de los empleados. Es muy importante establecer presencia internacionalmente y se aprovecha para visitar otras alcaldías e intercambiar experiencias”.

Gallio añadió que enviar a los empleados al extranjero “es un plus, porque todo lo que aprenden se lo enseñan a quienes están aquí, como en las academias de música. Además, se selecciona a quienes van y no es que se mande a cualquiera”. A su criterio, también es una oportunidad para que los servidores públicos obtengan contactos en otros países.

En total, la comuna gastó Q174 mil 068 en 2019 para cubrir los boletos y viáticos de 17 empleados que asistieron a conferencias, congresos y paneles en países como España, Tailandia, México y Paraguay, mientras que entre el 20 y el 22 de febrero de 2020 gastó Q12 mil 392 en los viajes de dos empleados.

 

 

Ayerdi afirma que las inversiones que hacen las comunas en viajes son efectivas cuando generan algún fruto para el país, “pero sabiendo nuestras necesidades, como la falta de agua, los problemas de infraestructura o las inundaciones que ocurren cada vez que llueve, no se justifica el uso de fondos públicos cuando hay requerimientos que no se están atendiendo”.

En 2016 la organización TECHO realizó una investigación en la que determinó que la formación de asentamientos iba en aumento y la capital tenía al menos 314 para ese entonces. De estos, la mitad pertenecía al municipio de Guatemala y predominaban en las zonas 18 y 21. Además, según datos del último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística, 15 de cada 100 guatemaltecos no tienen tuberías dentro de sus viviendas y necesitan acudir a un pozo, río o cualquier otra fuente para abastecerse de agua.

 

Te sugerimos: Municipalidades gastaron Q24.3 millones en canchas de fútbol durante el estado de calamidad

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo