Recuperarse de dos tormentas le queda grande a los presupuestos de comunas afectadas

Cuatro comunas de distintas regiones afectadas por las tormentas explican los inconvenientes que tienen para financiar la infraestructura en sus municipios.

En Puerto Barrios, Izabal, la cabecera aún permanecen sumergida, el agua desciende muy lentamente. Foto: Municipalidad de Puerto Barrios.

 

Por Claudia Palma

 

Después del paso de Eta y Iota, la inversión para recuperar la infraestructura perdida absorberá buena parte de los presupuestos municipales. Cuatro alcaldías consultadas coinciden en no tener capacidad financiera para recuperarse.

En Puerto Barrios, Izabal, 18 comunidades quedaron incomunicadas, para recuperar esos caminos y otra infraestructura perdida se necesitarán Q60 millones, estima el alcalde de este municipio con presupuesto anual de Q160.9 millones. Una tercera parte de su presupuesto, el equivalente a tres años de inversión.

La cifra no incluye la pérdida de viviendas que aún no se han podido contabilizar, ni tampoco de cultivos pues el nivel del agua aún desciende, explicó el jefe edil, Hugo Sarceño Orellana. Los Q60 millones que ha calculado preliminarmente la alcaldía equivalen a tres años de inversión en infraestructura, agregó. Este es su segundo perído consecutivo al frente de la comuna.

Según el Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin) al 31 de octubre la comuna ejecutó el 44 por ciento de su presupuesto.

En Gualán, Zacapa, hay 60 comunidades incomunicadas y 150 kilómetros de caminos destruidos sin contar los puentes de acceso que sufrieron daños por el paso de Iota. Para su recuparación, echarán mano de un fondo de emergencia. Sin embargo, el cálculo preliminar de Q5 millones en daños requiere de “un fuerte apoyo del Ejecutivo porque si no, no alcanzará el presupuesto de la comuna (Q61.3 millones)”, advierte el alcalde Luis Fernando Cordón Vargas, este es su segundo período en la comuna. Al  31 de octubre la alcaldía ejecutó el 55 por ciento, según el Sicoin.

San Juan Chamelco, Alta Verapaz, tiene un presupuesto asignado de Q51.2 millones y  requiere al menos de Q6 millones para reconstruir la infraestructura que incluye la destrucción parcial del sistema de agua y viviendas. La comuna destina regularmente Q13 millones en obra física al año. Los daños causados por las tormentas representan casi la mitad de ese presupuesto, explicó el alcalde, Ervin Orlando Tut Quim. Este es su tercer período consecutivo como alcalde de dicho municipio.

“En 2021 tenemos la obligatoriedad de construir plantas de tratamiento, pero no tenemos la capacidad de entrarle a esta reconstrucción. Los ingresos propios de la comuna son pocos. El dinero de la reactivación económica, no sé para que será utilizado, a mí ni me preguntaron cuáles eran mis prioridades”, agregó Tut Quim. Al 31 de octubre, no obstante, la alcaldía había ejecutado el 44 por ciento de su presupuesto.

San Juan Ixcoy, Huehuetenango, es la alcaldía más pequeña de las cuatro consultadas para este ejercicio. Según el Sicoin se le asignaron Q25.9 millones y al 31 de octubre ejecutó el 44 por ciento de su presupuesto.

Allí, cuatro comunidades permanecen incomunicadas. La inversión, calcula el alcalde, Andrés Rafael López, costará Q10 millones en infraestructura, recuperar al menos ocho puentes vecinales, carreteras, electricidad y sistemas de agua potable, enumera. “Hay partes donde tendremos que dinamitar. Esperaremos a la  reconstrucción nacional y veremos en qué nos apoyará el Gobierno”, expresó. Este es el segundo período no consecutivo del alcalde.

 

Falta de planificación

Luis Ruano, de la Comisión Presidencial de Asuntos Municipales (Copresam), reconoció que “uno de los grandes problemas es la poca capacidad (de las alcaldías ) para planificar inversiones”. De Q2 mil 500 millones destinados a infraestructura sólo el 35 por ciento se ejecutó porque las municipalidades no presentaron proyectos, indicó el comisionado.

Otro tema es que deben aumentar sus ingresos propios, sólo el 20 por ciento tienen la capacidad para hacerlo, según las evaluaciones de la Copresam. Por esta razón una de las primeras acciones gubernamentales en 2021 será realizar una gira nacional para fortalecer a alcaldes acompañados de instituciones gubernamentales

“Para temas de COVID-19 había Q500 millones para obras y no se usó. En el presupuesto nuevo hay Q1 millardo para reconstrucción que se ejecutará por medio de Consejos de Desarrollo (Codede), pero si los alcaldes no planifican, de nuevo no podrán invertir”, reiteró Ruano.

Una medida de corto plazo es poner las prioridades de infraestructura y para ello se requiere poner como uno de los centros la planificación territorial, lo relativo a eventos naturales y la vulnerabilidad del país,  explicó el analista económico, Wálter Figueroa, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

“Porque no tienen un flujo mayor de recursos debido a una serie de reformas legales, tanto a nivel de leyes ordinarias como de la Constitución. Se suma a la imposibilidad de tener más ingresos como el aumento de arbitrios, tasas, contribuciones, lo cual es bastante impopular”, añadió.

 

También puedes leer: Sin pruebas para diagnosticar COVID-19, mascarillas ni termómetros en medio de Eta y Iota

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo