COVID19: Quien reciba a un deportado será expulsado de Paxtocá

El alcalde auxiliar de esta aldea de Totonicapán tomó esta medida extrema para evitar contagios por Covid19. Los últimos migrantes ingresaron el pasado 25 de marzo.

La autoridad comunal de la aldea decidió cerrar los ingresos para evitar contagios. Fotos: Sofía Menchú.

 

Por Sofia Menchú

 

En el municipio de Totonicapán existe una comunidad que se adelantó al resto de departamentos y advirtió que si alguna familia recibía a un migrante sería expulsada del lugar. Se trata de Paxtocá, una aldea que dista doce kilómetros de la cabecera municipal.

Paxtocá está ubicada a un costado de la estatua del Inmigrante Salcajense. Sus estrechas calles asfaltadas y las viviendas de concreto que componen la comunidad, la cual alberga a alrededor de 8 mil familias, demuestra que las remesas y la elaboración de textiles son sus principales fuentes de financiamiento.

El 25 de marzo el alcalde comunitario, Joel Pérez Tumax, publicó un comunicado para informar a los vecinos que a partir de ese día prohibía el ingreso de cualquier migrante deportado ya sea desde Estados Unidos o México. Ese día entraron por última vez a su territorio los últimos viajeros procedentes de la Fuerza Aérea.

“De no hacer caso a esta disposición, la persona y la familia que lo reciban serán expulsados de la aldea”, se lee en el aviso publicado por la autoridad comunal aldea Paxtocá, Totonicapán.

 

La medida, expulsar a quien reciba a un migrante, cuenta con el apoyo del ministerio de Salud y la Policía Nacional Civil, afirman las autoridades locales.

 

Pérez explicó que el objetivo de esta medida es evitar cualquier contagio del Covid-19 y resguardar a la comunidad. Además, en el Centro de Salud del lugar solo hay una doctora, que no hay termómetros, mascarillas, guantes ni ningún otro insumo ni comunicación del Ministerio de Salud para tratar la pandemia. Estas carencias les preocupan pues al tener un paciente contagiado, el riesgo para todo el pueblo es mayor.

“Como que se escucha muy exagerado, se escucha como que fuera una violación a los derechos humanos. Hemos estado viendo las declaraciones del presidente y según él, todo lo está haciendo muy institucional pero la realidad es otra. Aquí hay comunidades, incluso más lejanas, que no han podido hacer nada porque la gente es difícil y no es fácil controlar masas”, dijo Pérez.

 

Restricciones para movilizarse

 

En Paxtocá, las autoridades acataron las instrucciones presidenciales del 16 de marzo cuando comenzaron las restricciones de movilidad y suspensión de clases y labores. También cumplieron con el toque de queda del 22 de marzo. Sin embargo, durante esos días 12 personas deportadas de Estados Unidos llegaron a la aldea con la recomendación de hacer cuarentena domiciliar. Pero, según el alcalde, ellos no lo cumplían y esto motivó la publicación del comunicado que prohibía la entrada de viajeros a Paxtocá.

“Al principio cuando muy empezó las noticias de los casos de coronavirus fueron solo dos personas (migrantes) las que nos reportaron. Al resto se logró localizarlo, pero había riesgo porque teníamos que ir a las casas sin ninguna protección y ellos podrían ser portadores. Otro problema es que ellos decían ´ya pasamos por el control de Migración´ y  que podían andar libremente por las calles. Fue por eso que como corporación decidimos mejor ya no recibir a nadie porque el personal del gobierno solo los recibe, les tomala temperatura y los deja salir”, comentó el alcalde.

 

Entre las medidas figura tomar la temperatura a las personas previo a ingresar al municipio.

 

Los 12 migrantes que entraron a la aldea ya terminaron su tiempo de cuarentena. El alcalde colocó cadenas y talanqueras con candados en los tres ingresos a la comunidad. Además adquirió por su cuenta unas mascarillas y un termómetro con el que mide la temperatura a los vecinos que entran y salen durante el día.

Según Pérez, sus medidas fueron replicadas en tres comunidades más, con excepción de los 48 Cantones quienes al principio criticaron su decisión. Sin embargo, en una reunión de emergencia el miércoles 15, ellos también reforzaron la seguridad y prohibieron la movilidad entre los cantones aunque no especificaron si recibirán o no más migrantes.

El gobierno ordenó desde el 13 de abril custodia policial para los migrantes que vienen de México para trasladarlos hasta sus casas y evitar que se trasladen por su cuenta después de que el alcalde de Quetzaltenango dijo que no quería recibirlos en el municipio. Mientras que a los deportados que entran vía aérea, les habilitaron un albergue en zona 13 de la ciudad en lo que les realizan las pruebas para detectar si tienen o no coronavirus antes de que regresen a sus casas.

 

Según las autoridades locales, las medidas fueron imitadas en otros municipios.

 

El 17 y 18 de abril, el presidente Alejandro Giammattei confirmó que las pruebas de coronavirus resultaron positivas para 12 y 19 migrantes deportados, respectivamente.

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo