Los maestros municipales realizan el mismo trabajo y son los peor pagados

El Mineduc carece de suficientes maestros, así que las alcaldías apoyan al contratarlos con sueldos más bajos. 

En Sumpango funcionan 23 centro educativos públicos, entre escuelas e institutos de educación básica, a varios de ellos les faltan docentes. Foto: Jhonny Anona.

 

Por Jhonny Anona

 

La Escuela Oficial Rural Mixta de aldea El Yalú, inscribió a 585 niños en preprimaria y primaria. Una población estudiantil atendidas por 18 maestros, cuatro de ellos contratados por la municipalidad de Sumpango, Sacatepéquez, a la que pertenece. 

El claustro está incompleto: “Nos hacen falta seis maestros, por lo menos”, indica la directora del establecimiento, Michelle Siliézar. Cada año hay tres secciones por cada grado, este 2020 solo tienen dos, así empezaron el ciclo escolar.

A las 7:30 de la mañana todos deben estar en sus aulas. La maestra de segundo grado llama y ordena a sus niños para su primer vaso de atol. El siguiente lo beben antes de salir a recreo a las 10:30.

Hace siete años esta maestra impartió clases en un colegio del casco urbano del municipio, y  desde hace cinco trabaja en la escuela de El Yalú. “En 2015 me mandaron acá contratada por la municipalidad”, dice. Tiene a su cargo 42 escolares de entre ocho y diez años. 

Sus recursos didácticos se limitan a un pizarrón y carteles que elabora. No puede solicitar materiales a sus estudiantes, sus padres no pueden costearlos. Ella los paga de su salario de Q1,800 mensuales; un maestro contratado por el ministerio de Educación (Mineduc) gana entre Q3 mil  600 y Q8 mil 200, de acuerdo a su escalafón con todas sus prestaciones de ley. La maestra a cargo de los 42 alumnos recibe solo 10 salarios.

El Mineduc tiene otro grupo de maestros por contrato en el renglón 021, sin prestaciones. Este año fueron absorbidos y pasaron al renglón 011 que cubre aguinaldo, bono 14, vacaciones, entre otros. En la escuela provocó que varios de ellos pidieran su traslado a otros establecimientos, lo que los dejó sin varios maestros.

La municipalidad de Sumpango contrata 20 maestros a solicitud del Mineduc, un trámite burocrático. Firmaron contrato a mitad de febrero, aunque ya estaban integrados y daban clases en las escuelas. A cada uno se les paga Q1,800 mensuales, de enero a octubre, informa Josefina Alcor, directora de Recursos Humanos de la comuna. Es el caso de la maestra de segundo grado con 42 alumnos.

“Luego ya no tenemos nada (de ingresos)”, declara la maestra contratada por la municipalidad. Le gustaría tener un contrato del Mineduc, pero aún no surge la oportunidad. “Estamos esperando una convocatoria, pero aún no sale”.

En la dinámica de la escuela no se distingue quién es contratado por la municipalidad o por el Mineduc. “Todos hacemos el mismo trabajo”, dice la directora Siliezar. 

A las 12:30 el timbre marca el fin de la jornada para todos en la escuela de El Yalú.

 

El precio de la vocación

 

En Sumpango funcionan 23 centro educativos públicos entre escuelas e institutos de educación básica.

De los 42 alumnos de la maestra al menos la mitad se ausenta con frecuencia a clases. “A los niños los llevan al campo. Se van una semana o un mes y luego regresan. No se puede abarcar el contenido por la cantidad que hay, le doy a un grupo y el otro se atrasa”, lamenta.

Sus estudiantes no son de los que llevan pesadas mochilas sino bolsas plásticas para guardar sus útiles. Su ropa y sus zapatos siempre están gastados. Esas situaciones la impulsan a buscar cómo ayudarlos a cubrir sus necesidades, recién tocó las puertas de una empresa de calzado para conseguir 42 pares. E igual número de mochilas.

Además de costear el material didáctico, paga Q8 diarios para llegar en 30 minutos a su escuela. A pesar de ello se siente satisfecha de su labor, aunque lamenta la situación en que se encuentra el sistema educativo: “No le dan importancia a la educación, no ven la necesidad que hay en las escuelas”.

El Mineduc aún no da respuesta por los maestros que hacen falta. La directora cree que tardarán unos dos o tres meses más en contratarles. Mientras tanto, los niños esperan en los salones de clase, y maestras como la de los 42 estudiantes mantienen la esperanza de un contrato que mejor sus condiciones económicas y le dé estabilidad laboral.

 

No es responsabilidad de las municipalidades

 

“Los municipios pueden ayudar temporalmente con suplir algún docente, pero no es su función contratar maestros”, señala Verónica Spross de Empresarios por la Educación. Y en caso de hacerse, los aspirantes deberían cumplir con procesos de selección por méritos, para elegir a los mejores candidatos.

La mala asignación de docentes podría ser una de las causas de que en algunas escuelas haya muchos maestros y en otras menos. Se sabría con un censo nacional de catedráticos, para así evaluar cuáles son las necesidades, dice.

Si lo hacen las municipalidades, dice, debería ser un mecanismo temporal con vistas a tener una política de contratación y selección más bien institucional. Debería empezar con un diálogo sobre cuál es la función de los municipios en la contratación docente y definir políticas. “Tal y como está ahora no está claro”.

 

También lee: Nuevo alcalde de Sumpango no gastará más en fiestas, anuncia

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo