Los fallecidos por COVID-19 deben inhumarse en el lugar donde fueron tratados

En el hospital del Seguro Social en Quetzaltenango murió un paciente de Malacatán, San Marcos. No fue llevado a su lugar de origen, sino enterrado en el municipio donde fue atendido.

La comuna quetzalteca dispuso un espacio para los casos de fallecimiento por COVID-19, conocido como La Loma. Foto: Oscar de León.

 

Por Ojoconmipisto

 

Esta mañana de sábado se informó del fallecimiento de un paciente positivo de coronavirus, un hombre de 73 años, de Malacatán, San Marcos, ocurrida en el hospital del Seguro Social de Quetzaltenango. De acuerdo a los protocolos instituidos debido a la pandemia, fue inhumado en el Cementerio General de esa localidad.

Horas después, el alcalde del municipio, Juan Fernando López, informó de un segundo fallecimiento, un hombre de 63 años. No ofreció detalles del lugar de origen.

Obdulio Morales, director del camposanto, confirmó el ingreso del cuerpo al lugar.  Hugo Urízar, de la Unidad de Gestión de Riesgo de la municipalidad altense, a través de un Facebook Live, dijo que “todas las personas fallecidas en el municipio de Quetzaltenango, deben quedarse (enterrarse) en el mismo municipio”.

Tanto la unidad que dirige como el concejo municipal siguen los protocolos del ministerio de Salud. “Quetzaltenango se encuentra preparada para atender estos casos”, agregó.

La defunción debe realizarse de manera inmediata sin sepelio.

 

También puedes leer: La Tinta y Carchá con casos de coronavirus

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo