La pequeña mancomunidad en Jutiapa que convenció a sus vecinos de tratar su basura

Tres municipios de la mancomunidad del Lago de Guija en Jutiapa mantienen a flote una planta que procesa 534 toneladas de basura, y van por más.

Como parte de las tareas del tren de limpieza las comunas eliminan los basureros clandestinos Foto: Municipalidad de Santa Catarina Mita.

 

Por Claudia Palma

 

En la mancomunidad del Lago Güija hay tres municipios que encontraron la solución para tratar su basura. Esta es la historia de Santa Catarina Mita, El Progreso y Asunción Mita, Jutiapa, que dejaron todas las excusas para operar una planta de tratamiento que procesa 534 toneladas de basura al mes.

Transforma 500 toneladas de desechos, 14 de materia orgánica (cáscaras de verdura y residuos de comida que se usan para abono) y 20 de materiales reciclados como plástico, aluminio y papel, indicó  Geraldo Pineda, a cargo de la planta y coordinador de la política “Ciudad Limpia” de la Mancomunidad del río Lempa.

Las instalaciones estuvieron cerradas por falta de fondos para operar, ahora funcionan con los aportes de las tres municipalidades y de la Mancomunidad del río Lempa, integrada por 21 municipios de El Salvador, Honduras y Guatemala.

En Santa Catarina Mita  cada vecino paga Q10 por el servicio de extracción de basura y el tren de aseo está a cargo de la comuna, comentó  William Geovanny Duarte Aguilar, electo por primera vez por el Partido Frente de Convergencia Nacional (FCN) y quien sucedió a su padre,  William Geovanny Duarte Guerra.

Lo recaudado en Santa Catarina Mita cubre la operación de la planta de tratamiento que fluctúa entre Q35 mil y Q45 que le corresponde aportar a esa comuna. Los demás gastos son cubiertos con reacomodos en el presupuesto. Se redujeron los basureros clandestinos, la  contaminación de los afluentes de agua y generó empleo, explicó el jefe edil y vicepresidente de la  mancomunidad del río Lempa.

Santa Catarina Mita tiene además, una planta para tratar sus aguas residuales. El sedimento (lodo)  lo convierten en abono orgánico que emplean en el vivero forestal de la comuna.

En El Progreso, Jutiapa,  la comuna  eroga Q70 mil mensuales y para agenciarse de fondos también cobra el tren de aseo. Emitió un reglamento municipal que obliga a los vecinos a clasificar la basura que sale de sus casas, explicó el alcalde Marvin Enrique Zepeda González, electo por cuarto período con el partido Prosperidad Ciudadana.

 

Más sobre el tema: Mantener plantas de tratamiento es caro, acá cinco ideas para costearlas

 

La tarea de enseñar a reciclar, coinciden ambos jefes ediles, ha sido cuesta arriba. Solo el 9 por ciento  de los habitantes  esos municipios separa la basura desde su casa, indicó Pineda. Duarte Aguilar cifra sus esperanzas el próximo año en un programa de reciclaje que implementará en las escuelas.

La última comuna en incorporarse al uso de esta planta fue la de Asunción Mita que empezó por procesar el material orgánico que sale del mercado municipal y el reutilizable. Aún no se trata toda la basura  de este municipio porque representa la cantidad sumada de Santa Catarina Mita y El Progreso, es por eso que se gestiona la donación para construir un segundo relleno sanitario, agregó Pineda.

Cuatro años les tomó conformar la cooperativa Recolectores del Lago de Güija que trabajan en la planta de tratamiento y se dedican a clasificar los materiales que luego venden y además, producen el abono orgánico. En la actualidad emplea a una docena de personas de escasos recursos.

Agua Blanca aunque, es parte de la mancomunidad del Lago de Güija, no participa del proyecto.

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo