La municipalidad de El Quetzal construye balneario para aumentar sus ingresos

A este municipio de San Marcos, “piscinear” le parece una buena opción para captar más recursos, a pesar de la emergencia por el coronavirus.

Se estima que la obra beneficiará a 1 mil 750 personas que viven en el casco urbano de El Quetzal. Foto: Blog “Aquí El Quetzal”.

 

Por Carmen Maldonado

 

A dos horas de la cabecera departamental de San Marcos se encuentra El Quetzal, donde la comuna invirtió Q324 mil 500 en el montaje de piscinas para los pobladores. El propósito es recaudar fondos para proyectos aún no definidos y también para los gastos operativos de la municipalidad.

El concurso fue adjudicado a Carlos Fernando Tul, propietario de la constructora INMARCET. Esta se fundó en 2017 y desde el año pasado ha facturado Q5 millones 314 mil al Estado por 14 obras en Quetzaltenango y San Marcos. Cinco de estos contratos se firmaron con la municipalidad de El Quetzal.

Para Edwin Miranda, director municipal de planificación, esta idea debía materializarse porque ya lo tenían planificado desde principios de año y lo vieron como una manera de aprovechar un terreno que se había convertido en un basurero clandestino, a pesar de estar en plena pandemia. A su criterio, servirá también para que los vecinos puedan veranear en el único balneario municipal de El Quetzal.

Miranda ve la obra como una necesidad porque en su opinión el gobierno no les da recursos económicos suficientes: “nosotros somos una de las municipalidades que menos fondos recibe del Estado, y las piscinas van a servir para juntar más dinero, porque se va a cobrar la entrada”.

Cada año, el Estado incluye en el presupuesto general de la nación un rubro destinado a las municipalidades. Estos fondos, conocidos como situado constitucional, se otorgan a cada municipio en proporción a su número de habitantes. El Quetzal cuenta con 23,511 vecinos según datos del censo poblacional de 2018 y recibió Q5 millones a principio de este año.

Los demás ingresos de la comuna durante este año ascienden a Q192 mil 390, y provienen de pagos por boleto de ornato, emisión de licencias de construcción, multas, sanitarios municipales, deslinde de terrenos, el impuesto único sobre inmuebles (IUSI) y el servicio de agua.

El director de planificación ve en esta edificación una oportunidad para beneficiar a las familias con una entretención hecha por parte de la municipalidad, que incluso promoverá el turismo en El Quetzal. Indica que la municipalidad hará un plan de funcionamiento para definir cuánto cobrarán a los usuarios, y cuándo inaugurarán la obra, tomando en cuenta la pandemia.

El economista Edgar Ortiz califica esta inversión como errada porque, a su criterio, las municipalidades deberían enfocar el gasto en sistemas de desinfección o implementos para detener la propagación del coronavirus: “Ahora deberían invertir en artículos para desinfectar mercados, por ejemplo, o diseñar opciones que promuevan la distancia física para cuando se vuelva a habilitar el transporte público (…) No se sabe si reír o llorar al escuchar que gastan en piscinas”.

Esta decisión es derivada de “una rara visión de negocios”, agrega, y podría resultar contraproducente porque es probable que el Estado recaude menos impuestos este año y eso podría generar menos recursos, incluso para las alcaldías. Al sector recreativo prevé como uno de los últimos en abrir porque por el momento habrá otras prioridades económicas y tardará un tiempo en volver a ser rentable. “Se están gastando el dinero que sirve para su funcionamiento desde ahora, y en agosto o septiembre se las verán a palitos porque no tendrán fondos suficientes para pagos”.

 

El proyecto

El contrato se adjudicó el 29 de abril de este año. Las dos albercas, una para adultos y otra para niños, comenzaron a edificarse a mediados de mayo frente a las canchas deportivas del instituto de educación secundaria del municipio. Las recubrirán con azulejos y la más pequeña tendrá un adorno en forma de hongo para los niños.

Según el último informe de supervisión municipal del 27 de mayo, que beneficiará a 1 mil 750 personas que viven en el casco urbano de El Quetzal. Hasta entonces se habían ejecutado Q193 mil del presupuesto asignado y hubo un 60 por ciento de avances en la construcción que estará lista el próximo 10 de julio, para cumplir con los 60 días que la comuna dio al proveedor para completarla.

 

Plano de las piscinas en construcción en El Quetzal, San Marcos. Fuente: Guatecompras.

 

El Quetzal se encuentra al suroeste del país y fue reconocido como municipio el 19 de junio de 1900. Su principal ingreso económico proviene de la agricultura, sobre todo del cultivo del café. El censo poblacional de 2018 refleja que seis de cada diez habitantes son menores de 25 años, y el 88 por ciento de los hogares tiene acceso a agua entubada.

El alcalde es Adoram Esau Miranda, quien ocupa por primera vez el cargo representando al partido Unión del Cambio Nacional (UCN). En 2007 también participó en las elecciones ediles, pero no ganó. En ese entonces era miembro del Partido Patriota.

 

También puedes leer: Sipacate produce serie de TV para atraer a turistas tras la cuarentena

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo