La Anam tiene una silla y un voto en 14 juntas directivas del Estado

El sábado 25 de enero tres alcaldes competirán para presidir esta asociación, que en los últimos años significó más réditos políticos que una defensa de los intereses de la comunas.

El período de cada alcalde electo para presidir la Anam es de dos Años. Foto: Anam.

 

Por José Pablo del Águila

 

El sábado elegirán al nuevo presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam) la cual dirigió los últimos cuatro años (dos períodos) Edwin Escobar, exalcalde de Villa Nueva. Tres jefes ediles se disputarán presidirla los próximos dos años.

La Anam se creó para defender la autonomía y los intereses de los gobiernos locales. Para ello, participa con voz y voto en las decisiones que toman juntas y consejos directivos de 14 instituciones del Estado. El representante de la Anam en cada entidad es delegado por la junta directiva. Generalmente,  quien la preside trata de designar a alcaldes allegados a él, explica Isaías Martínez, exalcalde de San Diego, Zacapa, y presidente de la Anam en 2014-2016.

La forma de intervenir en cada institución depende, en buena parte, de los intereses de las autoridades de la asociación de alcaldías: Se puede aprovechar para los fines para los cuales se creó, o bien, para obtener réditos políticos, comenta Selvin García Velásquez, exalcalde de Pachalum y titular de la Anam en 2006-2007.

 

Beneficios

De las 14 entidades, algunas son más relevantes que otras, como el Plan de Prestaciones del Empleado Municipal (PPEM), el Instituto Nacional de Electrificación (Inde) y el Instituto Nacional de Bosques (Inab) y el Registro de Información Catastral (RIC).

La junta directiva del PPEM, por ejemplo, es presidida por el delegado titular de la Anam y la conforman otros designados del Ministerio de Trabajo, Instituto de Fomento Municipal (Infom) y empleados municipales.

En 2019 el PPEM administró un presupuesto de Q240 millones. El dinero y la cercanía a los trabajadores de las comunas a través de la junta directiva son factores que pueden aprovecharse para beneficios particulares, “como armar una plataforma política”, apunta García Velásquez. En eso coincide con Martínez.

“Si el presidente de la Anam mueve bien sus piezas, (el PPEM) puede estar controlado por él”. Los beneficiarios de las decisiones que se tomen en junta directiva deberían ser los empleados, pero a veces sucede lo contrario, cuestiona el exalcalde al observar que sus pensiones son bajas.

 

Lobby

Eddy Cifuentes, analista en temas municipales, destaca una particularidad en la conformación del Inab, RIC y el INDE: Las tres tienen una junta directiva o consejo directivo donde participan ministros de Estado.

En el primer caso, los ministro de Agricultura y de Finanzas. En el RIC, están el de Agricultura, y en el INDE los titulares de Energía y Minas, y Economía.

Esta cercanía con los gobernantes permite al representante de la Anam hacer lobby y gestionar proyectos de interés, explica Cifuentes. “Interactúan con representantes de gobierno central y eso permite ampliar su círculo de amistades y, en consecuencias, las oportunidades políticas”.

El presidente y miembros de la junta directiva de la Anam se eligen cada dos años el último sábado de enero.

 

Acá más del tema: Anam, ese trampolín político para saltar del municipio a todo el país, parte 1 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo