Ipala se cierra del 5 al 10 de agosto

A diez días de que el país empieza a abrirse, la municipalidad endurece sus restricciones de movilidad. La muerte de un vecino y la sospecha de una decena de casos, la hace tomar la decisión.

Empleados municipales preparan bolsas de alimentos para pobladores de Ipala. Foto: Facebook Municipalidad de Ipala.

 

Por Claudia Palma

 

El  semáforo está en naranja para Ipala, Chiquimula, donde se registran cuatro casos, según las estadísticas oficiales. Mientras localidades vecinas y el resto del país se abre, el alcalde Esduin Jerson Javier Javier, conocido como 3 Kiebres, cerró el municipio hasta el 10 de agosto.

Una muerte por coronavirus y la sospecha de una decena de casos, todos familiares de la víctima mortal, lo obligaron, dice. Ahora se enfrenta a la resistencia de estas personas a realizarse la prueba, dice.

Chiquimula tiene 455 mil habitantes, allí se han realizado 1,700 pruebas de las que 745 resultaron positivas, de acuerdo con datos proporcionados por María Elena Alas,  a cargo de la Dirección de Salud del departamento. Sin embargo los datos oficiales en el tablero electrónico reportas 532 casos, es decir 213 menos de los que conoce Alas. La diferencia obedece a que “la plataforma no ha habilitado a los usuarios de los laboratorios comunitarios y privados para ingresar los casos”, se queja. Esto significa que la base de datos de la cartera de salud no ha podido, en el caso de Chiquimula, ser alimentada con todos los resultados de las pruebas realizadas y que tuvieron resultado positivo, pues el acceso no ha sido permitido.

En respuesta, la vocera del Ministerio de Salud, Julia Barrera dijo que “los laboratorios privados que tienen habilitado para reporte de datos son los autorizados por el ministerio de Salud” y que estos deben de seguir el proceso de autorización correspondiente.

Chiquimula escasamente se llega a una prueba por cada mil habitantes y es por esta razón que hace un mes adquirieron sus propias pruebas de antígeno.

Los temores del alcalde de Ipala para cerrar el municipio por un posible repunte tienen sustento: La Dirección de Salud del departamento reportaba un promedio diario de 35 casos hasta el 15 de julio. A partir del 29 de ese mes el promedio osciló entre 15 y 20 casos confirmados, no obstante, esperan un repunte. “Estimamos que si la población no guarda las medidas de prevención y lo que hasta ahora hemos visto es un gran relajamiento, la cifra de contagios podría llegar a 2,000  para finales de agosto”, estima Alas.

Al posible incremento, la encargada de Salud suma otro factor que podría ser catastrófico: la disminución en el personal que empieza a enfermarse. De los 1,091 trabajadores del área que atienden principalmente a las comunidades rurales en los centros y puestos de Salud hay 41 en cuarentena y en los hospitales el personal sanitario de baja podría ascender a 80.

Al alcalde de Ipala también le preocupó la experiencia de sus vecinos de Quezaltepeque donde al abrir las canchas deportivas los vecinos organizaron partidos de basquet y fútbol.

“Me baso en las recomendaciones  del personal sanitario, además la autonomía municipal me da el derecho de cerrar el municipio y no me importa si el resto del país esté abierto, yo voy a evitar una tragedia”, dijo el jefe edil. Este es el segundo período de Javier Javier, elector por el comité cívico Milpa.

 

También puedes leer: Quetzaltenango, Zacapa e Izabal enfrentan una escalada de casos COVID-19

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo