Inventario: Ganar y ofrecer poco a cambio: los alcaldes reelectos por más de 20 años

Algunos han triunfado cinco, seis o siete elecciones. El tiempo que permanecieron –o permanecen­­– en el poder supera las dos décadas. Sin embargo, esta continuidad no deriva en mejoras de los servicios públicos ni en una mejor rendición de cuentas.

 

“Quico” Morales consiguió su séptimo periodo en Quezaltepeque (Chiquimula) con la UNE en las elecciones de 2019. Foto: Facebook, UNE Quezaltepeque.

 

Por José Pablo del Águila

 

Álvaro Arzú podría ser la primera persona que viene a la mente cuando se piensa en un alcalde reelecto, pero no es el único. Como él hay otros 23 alcaldes que desde 1985 a la fecha ganaron al menos cinco elecciones.

Ojoconmipisto seleccionó una muestra de diez municipios para verificar en qué medida respondieron al voto popular con servicios públicos de calidad y transparencia en la gestión.

 

 

 

 

 

Los casi eternos

 

Aspirar por la reelección es un fenómeno común en los comicios municipales, aunque los datos muestran que solo 579 jefes ediles de 2,612 electos desde 1985 han ganado más de un proceso, el 20 por ciento. Quiere decir que en los últimos 35 años ocho de cada diez alcalde solo fungieron un periodo.

Hubo cinco personas que dirigieron dos municipalidades distintas:

  • Aroldo Alfredo Cordero Monroy: Ocós (1991-1993) y La Blanca (2014-2016 y 2016-2020), en San Marcos. El municipio La Blanca era parte de Ocós, se deslindó 23 de enero de 2014.
  • Edilma Elizabeth Navarijo de León: Ocós (2004-2012) y La Blanca (2020-2024)
  • Carlos Enrique Castillo Medrano: San José Acatempa (2000-2012) y Jutiapa (2012-2013), Jutiapa, hasta su asesinato el 14 de enero de 2013.
  • César Antonio Siliézar: Jocotenango (1996-2004) y Antigua Guatemala (2004-2008)
  • René Gilberto Reynosa Alegría: La Libertad (1996-200) y Las Cruces (2016-2019). Este último era una aldea de La Libertad que se convirtió en municipio el 22 de noviembre de 2011.

También hay clanes familiares que se instauran en varias comunas, como los hermanos Recinos Corea. Héctor Vinicio Recinos Corea estuvo al mando de Jalpatagua, Jutiapa, en 1988-1991 y su hermano Gustavo Adolfo en 2012-2016 y 2020-2024. Mientras que Rubelio Recinos Corea es el actual alcalde de Barberena, Santa Rosa, municipio que había gobernado entre 2000-2016.

La politóloga Marielos Chang comenta que la rotación de funcionarios electos es constante. De tal cuenta, los casos en los que el alcalde logra permanecer más de veinte años en el poder son particulares que merecen estudio.

Una de las razones por las que los políticos se prolongan en su cargo, explica Chang, es porque difunden la idea de que sin ellos el desarrollo no será posible. Suelen ser jefes ediles que centran la atención de los vecinos en ellos mismos y no en un proyecto político, agrega la entrevistada.

Otro punto a considerar, según Hugo Novales, analista político, es que las elecciones en gobiernos locales se ganan por una mayoría simple. De tal cuenta, el 20 por ciento de votos, o menos, del padrón electoral puede ser suficiente para triunfar. Tal es el caso de Javier Gramajo, alcalde de Villa Nueva, que ganó con el 12.32 por ciento de los sufragios o Juan Fernando López, de Quetzaltenango, que obtuvo el 21.80 por ciento.

“El municipio puede tener un suministro bajo de agua potable, pero si hay un porcentaje mínimo de vecinos que sí goce de este servicio, ese caudal de votos le podría servir para ganar la elección”, dice Novales.

 

Rubelio Recinos regresó a Barberena, Santa Rosa, ahora con los unionistas. Hizo cuatro periodos consecutivos, intentó buscar el quinto en 2015, pero no pudo participar. Foto: Facebook

 

Poco control en el manejo de recursos

 

Desde 1983, cuando se creó la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), se estableció que un 3.5 por ciento de lo recaudado debe financiar proyectos de paz y desarrollo en las áreas de educación, salud, infraestructura y agua potable, entre otros. La norma establece que las municipalidades deben recibir el 1.5 por ciento. Y del monto recibido pueden disponer del 25 por ciento para funcionamiento y el 75 para inversión.

Este es uno de los aportes a las comunas junto con el situado constitucional, vigente desde 1986. En un principio consistía en un ocho por ciento del presupuesto general, pero con las reformas a la Carta Magna en 1993 se elevó a diez. Las alcaldías pueden disponer del 90 por ciento para inversión y diez para funcionamiento.

Rubén Hidalgo, director del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), considera que el propósito de este impuesto es noble, pero existen pocos controles para que las alcaldías lo inviertan correctamente. “Afirmar que el IVA-Paz transformó y cambió la realidad de la población en municipios es aventurado”.

Sobre el uso de estos recursos, Hidalgo considera que algunos alcaldes logran reelegirse porque invierten en segmentos poblacionales, que aunque sea mínimo es lo suficientemente representativo para garantizar la victoria en las urnas.

El entrevistado considera que para evitar esto se debería reformar la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP). Una opción es una segunda vuelta para gobiernos locales, donde el primer lugar, en caso de no obtener un 50 por ciento de votos más uno, vaya al balotaje.

Otra propuesta es que los comicios municipales no sean el mismo día que los presidenciales y de diputados. De esa forma, los vecinos podrían concentrarse en quiénes son los candidatos ediles y estudiar mejor sus propuestas.

 

Ganar sin ofrecer resultados

 

El alcalde que más periodos lleva en el poder es Álvaro Rolando Morales Sandoval, de Quezaltepeque, Chiquimula.La primera vez ganó en 1991, luego perdió en las elecciones de 1993 y en 1996 hizo su segundo período. Su tercer mandato comenzó en 2004 y sigue hasta la fecha.

Morales Sandoval ha pasado por seis organizaciones políticas: Unión del Centro Nacional (UCN), Gran Alianza Nacional (Gana), Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y las coaliciones Partido Patriota-Movimiento Reformador y UNE-Gana.

En estos 26 años y medio en el poder, hay rezagos que Quezaltepeque no logra superar. Por ejemplo, cinco de cada diez hogares no cuentan con una tubería para abastecerse de agua dentro de su vivienda, según datos del Censo 2018 del Instituto Nacional de Estadística (INE). Hubo 1,542 hogares de 6,688 que reportaron como fuente principal un manantial o nacimiento.

Al ser consultado sobre estos indicadores, Morales Sandoval reniega de los resultados del INE. Asegura que en el censo solo contó dos lugares poblados. “Eso hacía que se nos cayera por los suelos los aportes que el gobierno nos tenían que dar”, afirma. Se refiere al situado constitucional, cuyo cálculo depende en parte de la cantidad de aldeas y caseríos por municipio.

Morales Sandoval reconoce que en algunas comunidades se trabaja con pozos mecánicos y debido a los movimientos naturales de la tierra pierden su caudal, pero da fe que la mayoría de vecinos tiene agua. “¿Quién conoce el municipio mejor que yo?”, cuestiona.

En transparencia, Quezaltepeque tampoco es el mejor calificado. En el ranking 2019 que realizó el Procurador de los Derechos Humanos (PDH), obtuvo 71.05 puntos, una calificación “media baja”. Esto porque no publicó en su portal electrónico la información pública de oficio como lo establece la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) en el artículo 10. Mejoró en relación a 2018, cuando su punteo fue de 43.75, pero no lo suficiente para alcanzar un nivel “aceptable”.

Lilian Sierra, titular de la Secretaría Ejecutiva de Acceso a la Información Pública, considera que en muchas alcaldías no existe la voluntad política para ser más transparentes porque esto no capta votos.

 

Rolando Arturo “El Chato Aquino” Guerra lleva seis periodos no consecutivos al frente de Chiquimula. Foto: Municipalidad

 

No todo depende de los alcaldes

 

La Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) realizó en 2019 un estudio para evaluar la competitividad de los 340 municipios. Analizaron si las características de los territorios son propicias para que la economía crezca de manera inclusiva. De los diez municipios seleccionados, Guatemala obtuvo el Índice de Competitividad Local (ICL) más alto, con 77.

Fátima Alfaro, investigadora asociada de Fundesa, advierte que en el ICL se evalúan aspectos que no dependen de las municipalidades, sino de otras instancias del Estado. Por ejemplo, la salud, la seguridad y la justicia. Sin embargo, afirma que sí hay factores ediles como los servicios públicos municipales.

Lo que se espera de un alcalde reelecto cinco o más veces, dice, es que tenga la habilidad política para emprender proyectos de beneficio común y cómo superar los obstáculos que en el camino se atraviesan.

 

Si desea compartir un dato que enriquezca este trabajo, o que considere debe ser corregido, puede escribir a redaccion@ojoconmipisto.com o al inbox de las redes sociales. 

Este reportaje forma parte del especial “Inventario de alcaldes 1986-Hoy”, puede consultarlo aquí

Compartír:



Otras noticias

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo