Guastatoya renuncia a la Anam, no se siente representada en esta crisis

Reprochan a la junta directiva presidida por el alcalde Miguel Ovalle haberse convertido en portavoz del Gobierno central.

El aviso de su separación de la Anam también lo dio al ministerio de Finanzas, para dejar de trasladar los Q3 mil mensuales. Foto: Facebook municipalidad de Guastatoya.

 

Por José Pablo del Águila

 

El concejo municipal de Guastatoya, El Progreso renunció de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam). De acuerdo con su jefe edil, Jorge Orellana, la entidad presidida por Miguel Ovalle, alcalde de Salcajá, no vela por los intereses de los gobiernos locales.

Ambos fueron rivales políticos en la contienda por la presidencia de la Anam. Orellana le reprocha a Ovalle no brindar a las municipalidades la “asistencia en temas administrativos y financieros” en medio de la crisis de la COVID-19.

“A la presente fecha únicamente se ha dedicado a ser portavoz del gobierno (central)”, se lee en uno de los considerando del acta del concejo donde se dispone la renuncia.

Entre las razones de la medida, comentó Orellana, es que no ha visto acciones de la asociación para que el Ejecutivo aclare cómo deben elaborar los listados de la economía informal para beneficiarlos con programas de apoyo.

La ayuda se destina a comerciantes informales cuya actividad se detuvo por la crisis de la COVID-19. La presidencia les pidió incluir solo e a quienes están registrados. Sin embargo, gran parte de ellos no figuran porque no tributan.

La dimisión de la Anam también se notificó al ministerio de Finanzas para dejar de cobrar la cuota mensual a partir de este mes.

Ojoconmipisto llamó a Miguel Ovalle para conocer su postura al respecto, pero indicó que estaba en una reunión. Por medio de mensajes de WhatsApp escribió que la renuncia de una municipalidad a la Anam no se contempla en los estatutos de la institución. De tal cuenta habría que evaluar jurídicamente si es viable la dimisión.

“Por lo que veo, ellos asumen que solo es llevar la nota y se da por sentado que están afuera”, comentó Ovalle. El único antecedente de renuncias a la Anam es la de Moyuta, Jutiapa que el 10 de diciembre de 2018 decidió retirarse tras señalar al entonces alcalde de Villa Nueva y presidente de la Anam, Edwin Escobar, de utilizar la gremial con fines políticos.

Ovalle atribuyó la renuncia de Guastatoya a motivos políticos. “Su enojo (del alcalde Orellana) de haber perdido las elecciones no le deja hacer las cosas como se debe”.

La Anam se fundó en 1960 y entre sus fines está el desarrollo y fortalecimiento de las alcaldías y la defensa de la autonomía municipal. Para su funcionamiento recibe una cuota mensual de Q3 mil de todas las municipalidades provenientes del situado constitucional.

 

 

 

La fuerza de la Anam

 

Como gremial de las municipalidades, la Anam participa con voz y voto en las decisiones que se tomen en juntas y concejos directivos de 14 instituciones del Estado. Entre estas destacan el Instituto de Fomento Municipal, Plan de Prestaciones del Empleado Municipal, Registro de Información Catastral y el Instituto Nacional de Electrificación, entre otros.

La finalidad de la Anam es incidir en favor de los intereses de las municipalidades en cada una de estas entidades.

Selvin García, exalcalde de Pachalum, Quiché, exdiputado y expresidente de la Anam, explicó que uno de los beneficios de pertenecer a la entidad es ser parte de una gremial por medio de la cual se puede recibir asistencia y acompañamiento en asuntos de administración pública municipal.

“La única forma que Anam puede ayudar a un alcalde es representando interés”, explicó García.

 

Te sugerimos leer: Anam, ese trampolín político para saltar del municipio a todo el país, parte 2

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo