“Encontramos que hay deficiencias en algunas municipalidades que no nos han reportado”

Son palabras del presidente, pero algunos municipios no han podido ofrecer un informe de sus daños debido que aún se encuentran incomunicados. Este es el procedimiento que deben seguir.

Pobladores de la aldea Oneida, en Morales, Izabal, al momento de ser rescatados. Foto: Secretaría de Comunicación Social.

 

Por Claudia Palma

 

“Encontramos que hay deficiencias en algunas municipalidades que no nos han reportado (…) Entonces, uno habla con el alcalde y como es nuevo, no se ha enterado que preside su comité de operaciones de emergencia municipal y que debe mandar su reporte. Si nosotros no tenemos el reporte, no podemos actuar, se vuelve una cadena, la estamos corrigiendo”. Esa fue la justificación del presidente Alejandro Giammattei del porqué alguna comuna no han sido atendidas en sus requerimientos después de la tormenta Eta.

Hay un sistema para captar información de desastres en las comunidades, si no se sigue, se pierde en un mar de solicitudes en un evento de la magnitud de la depresión que azota al país. Pero sucede que en algunas comunidades no han podido realizar ese reporte porque están incomunicadas.

“Este sistema escalonado va de lo local a lo nacional, de acuerdo al Plan Nacional de Respuesta”, explica Matías Figueroa Hernández, delegada departamental de Alta Verapaz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

La primera de esa cadena es la Coordinadora Local para la Reducción de Desastres (Colred), esta recibe la primera evaluación de daños, analiza y prioriza qué requiere atención. Es la primera en dar la voz de alerta.

Si la situación sobrepasa sus fuerzas, pasa a manos de la Coordinadora Municipal para la Reducción de Desastres (Comred). Cuando los daños son severos en uno o varios municipios entonces interviene la Coordinadora Departamental (Codred).

Así, hasta llegar al siguiente escalón que es la Conred a nivel nacional.

 

Los municipios más dañados

 

Una vez explicado este sistema, Ojoconmipisto entrevistó a delegados departamentales de la Conred de Alta Verapaz, Izabal, Huehuetenango, Zacapa y Quiché para conocer los municipios más dañados en esos departamentos. En algunos casos la magnitud ni siquiera puede establecerse pues comunidades enteras permanecen todavía anegadas y sus pobladores aislados.

Alta Verapaz: En Panzós, hay trece comunidades incomunicadas. Los ríos Cahabón y Polochic dejaron en condiciones críticas que ni siquiera han podido establecerse del todo a más de 2 mil familias. Con fondos propios la comuna reunió víveres que repartió en tres comunidades con ayuda de un helicóptero prestado. “Ahora tengo el helicóptero y ya no tengo comida que repartir, espero que Dios nos dé fuerza, me preocupa mi gente. ¿Qué van a comer?”, se pregunta con desolación el alcalde, Ernesto Ramírez Caal.

Panzós, Cobán, Carchá, Tactic , Santa Cruz,  San Juan Chamelco y San Cristóbal Verapaz son los municipios más afectados de este departamento, explica Hernández Figueroa.

El Polochic desemboca en el lago El Estor, cuando este se llena es como si una pila se rebalsara y afecta a las comunidades cercanas. Por esa razón Panzós es uno de los municipios de mayor riesgo.

Allí no se tiene certeza de los fallecidos ni los desaparecidos y tampoco del total de viviendas perdidas, el nivel del agua desciende muy lento y hasta que eso no suceda la comisión interinstitucional para realizar la evaluación de los daños no puede tener una idea certera de las cifras reales de la tragedia.

Izabal. Los municipios de Puerto Barrios, Morales y Los Amates  resultaron con daños severos.  “Perdimos comunidades completas”, indica Mayra Álvarez delegada departamental de Conred.

Hasta ahora hay 11 fallecidos y dos desaparecidos, pero el número podría aumentar. “Rescatamos personas que estaban sobra la lámina y al día siguiente la lámina desapareció. El Agatha subió seis metros, Mitch 5.4 metros y con Eta, 9.5 metros. Hay puentes calles destruidas, todo es desolador. Se dio la voz de alerta dos días antes, pero la gente dijo que ya sabían cómo eran las tormentas y no evacuaron a tiempo”.

Huehuetenango. Los registros de la tragedia arrojan por ahora cinco fallecidos, 1,856 viviendas dañadas y otras 1,025 casas en riesgo. Los municipios más afectados son San Juan Ixcoy, Soloma, Chiantla, Cuilco, y Santa Cruz Barillas, informó el delegado departamental de Conred, Jorge Méndez.

Zacapa. Hay 634 viviendas dañadas, 765 albergados y la mayoría, provienen de los municipios con más daños: La Unión, Gualán, Río Hondo, Teculután y Zacapa.

En La Unión hay todavía ocho comunidades incomunicadas y hasta ahora no ha sido posible acceder por tierra por el gran número de deslizamientos en la zona.

Quiché: los municipios más afectados son: Chicamán, Uspantán, Cunén, Nebaj,Chajul y Cotzal. Hasta ahora hay 14 muertos, seis en Cunén y ocho en Nebaj, pero el número podría incrementarse.

 

Te sugerimos: San José Pinula contrata para mejorar calles a constructora favorita del CIV

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo