En San Juan Sacatepéquez dos de cada diez hogares compran agua por tonel

Se trata del municipio vecino a San Pedro Sacatepéquez, donde residía el primer paciente que murió por COVID-19 o coronavirus.

La municipalidad de San Juan Sacatepéquez giró instrucciones para evitar aglomeración de personas en los mercados municipales, calles peatonales y el parque central. Foto: Facebook municipalidad de San Juan Sacatepéquez.

 

Por José Pablo del Águila

 

En San Juan Sacatepéquez, 8 mil 290 hogares (del total de 45 mil 416) no tienen agua entubada, la compran a camiones, según datos del Censo 2018. Es decir, dos de cada diez hogares se abastecen de esa manera.

El abastecimiento es importantes en estos días cuando el lavado constante de manos es una de las medidas clave para contrarrestar el COVID-19 o coronavirus. El municipio colinda con San Pedro Sacatepéquez. En este último residía el primer paciente, 85 años, que murió contagiado del virus.

Los vecinos en San Juan Sacatepéquez pagan Q10 por un tonel de agua (200 litros), cuenta el alcalde de esa localidad, Juan Carlos Pellecer. En tanto la dotación domiciliar por persona debe ser de entre 150 a 250 litros por día, según mediciones del Instituto de Fomento Municipal (Infom).

Su plan es instalar una empresa municipal de agua, perforar pozos y comprar pipas de ser necesario. Hoy día, los comunitarios que limitan con San Pedro tienen agua entubada, el municipio vecino los surte.

 

Pellecer ejerce su primer período como alcalde y se estrena con el reto de abastecer de agua a todos sus vecinos para que puedan cumplir con las medidas sanitarias para evitar no solo el coronavirus, sino el brote de otras enfermedades.

Hace 50 años los vecinos se surtían de agua de un nacimiento en las afueras del municipio. Pero la población y con ellos nuevas colonias. La demanda de agua también se incrementó, pero  la corrupción de cocodes y desinterés de anteriores corporaciones municipales no prestaron atención al problema, se queja el jefe edil.

En ese contexto, grupos no organizados, a quienes Pellecer no identifica, empezaron a lucrar con la venta de agua sin garantía de la calidad de la misma. “Los camioneros”, como les llama, empiezan a repartirla desde las 3:00 horas. “Esto es un negocio, una mafia”, denuncia.

 

Contaminación

Gran parte de las aguas que se distribuyen en pipas provienen de pozos, extraídad del subsuelo y está contaminada por “metales pesados” presentes en las rocas, explica Marco Morales, doctor en ingeniería hidráulica y medio ambiente.

Cada año se perforan más pozos privados sin ninguna regulación ni cuidado. “Eso provoca el colapso de pozos y se eleven los costos”, explica el experto. La purificación requiere de procesos complejos que dependen de la fuente de donde se obtenga el agua. Los filtros, si son muy básicos “con suerte eliminarán algunas bacterias, pero no los virus más pequeños”, dice.

Morales cree que la solución va en dos vías. Se debe impulsar una ley de aguas para normar el aprovechamiento de este bien hídrico y crear una institución “árbitro”. Y sensibilizar y educar al respecto a la población, añade.

Alex Guerra, director general del Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático (ICC), considera que los hogares pueden llevar a cabo medidas sanitarias para limpiar el agua, como aplicar una gota de cloro comercial con concentración del cinco por ciento por cada litro. Se debe tapar el envase, agitarlo y dejarlo reposar 30 minutos.

Otra opción de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es colocar el agua en botellas de plástico de doble litro y exponerlas al sol durante seis horas. En ambos métodos se debe filtrar el agua para eliminar sedimentos.

 

Te invitamos a leer: Sumpango cierra espacios públicos y limita horarios de mercado

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo