El costo de cercar un municipio va desde comprar talanqueras hasta alimentos

En las últimas semanas las alcaldías extremaron sus medidas de seguridad y compraron termómetros y demás equipo médico para regular la entrada a sus territorios.

Según informó Noticias Totonicapán, en San Francisco El Alto se cerraron las entradas al municipio y solo se habilitó una como una medida de prevención. Foto: Noticias de Totonicapán.

 

Por José Pablo del Águila

 

La municipalidad de Santa Cruz La Laguna, Sololá, decidió colocar talanqueras en las cuatro entradas al municipio como una medida para prevenir la COVID-19. Cada una costó Q3 mil 500, lo que equivale a un total de Q14 mil.

El alcalde Bartolo Simaj, quien cumple su primer período al frente de la comuna, informó que los ingresos se cierran a partir de las 18:00 horas y se abren a las 5:00 del día siguiente, cuando termina el toque de queda. Quienes están en la guardia son empleados municipales e integrantes de Consejos Comunitarios de Desarrollo.

“Cuando hay una emergencia después de las seis de la tarde se deja abrir. Se permite la entrada de cualquier persona al municipio, solo se toma la temperatura”, explicó el jefe edil.

Esta no es la primera comuna que coloca restricciones de ingreso al municipio. San Agustín Acasaguastlán, El Progreso, donde se detectó un caso comunitario el 18 de abril, informó diez días antes que estaba prohibida la entrada a personas ajenas al pueblo. Compró cuatro termómetros para tomar la temperatura en las entradas por Q2 mil 400.

Otro caso es el de San Francisco El Alto, Totonicapán, que invirtió Q3 mil 870 en guantes de latex para personal que tomaba la temperatura en los ingresos. Y en Zunil, Quetzaltenango, adquirieron 24 overoles para quienes fungen de guardias en el perímetro del municipio, por Q3 mil.

También invierten en alimentos para el personal a cargo de tareas para prevenir la propagación del virus, y entre ellos las personas a cargo del control de ingreso de vehíclos. En Esquipuplas, Chiquimula, la últimoa adquisición de cenas fue de Q26,532.

Miguel Ovalle, presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), explicó que los alcaldes toman estas medidas como una respuesta a los vecinos organizados que demandan protección, aunque reconoció que esto compete al Presidente de la República.

“De alguna manera interpretan que con esas medidas el contagio será poco probable, sin embargo, todo sabemos que solo competen al Presidente de la República porque se está violentando el derecho a libre locomoción”, dijo.

El presidente de la Anam cree que la idea de los ediles es replicar el concepto de cordones sanitarios del MSPAS, que se instauran con el fin de prohibir en la entrada y salida a una zona donde hay brotes de contagio.

 

Nada como el distanciamiento social

Alicia Chang, infectóloga y vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI), considera que la medida más efectiva para evitar la propagación del COVID-19 es guardar al menos dos metros de distancia de las demás personas.

Respecto a bloquearlas entradas en los municipios, Chang considera que puede convertirse en algo arbitrario que dé lugar a discriminación, sin fundamento alguno.

“Para citar un ejemplo, yo tengo pacientes que terminaron su quimioterapia y podrían irse a su casa a descansar antes de su siguiente sesión, pero cuando van a sus municipios los cocodes les preguntan de dónde vienen y no los dejan entrar cuando saben que estuvieron en la capital”, cuenta.

La médica enfatiza que el virus es pesado y no flota en el aire, como se suele creer. Una persona portadora lo puede transportar un máximo de 1.8 metros de distancia, esto es seis pasos, cuando toce o estornuda. Luego cae al suelo.

“Son moléculas grandes (las del virus) y pesadas. No soportan viajar en el viento, se caen”, aclara Chang.

Karin Slowing, exsecretaria de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), reconoce que los gobiernos locales tienen derecho a protegerse de los contagios. Sin embargo, sugiere que las compras como talanqueras y termómetros debiesen formar parte de una estrategia y no ser medidas aisladas.

Al consultar sobre la legalidad de colocar restricciones de paso, Francis Masek, secretaria ejecutiva de la presidencia comentó que es válida cualquier medida de seguridad y prevención, “siempre y cuando sea para bienestar de la población” y no interrumpa actividades comerciales.

Julia Barrera, vocera del MSPAS dijo que los cercos en los municipios son eficaces, siempre y cuando exista una coordinación con las delegaciones de la cartera de salud.

 

Te sugerimos: Cierran cementerio de Acatenango durante un mes

 

NOTA: Este texto se modificó el sábado 4 de julio a las 18:10 horas, anteriormente se leía “El ministerio de Salud, por su parte, no respondió si estas acciones son útiles para frenar la pandemia”.

 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo