Crisis de la Covid-19 afecta a vendedores informales de Yupiltepeque

Este municipio de Jutiapa registraba, hasta el 30 de julio, 34 casos positivos. Está entre los 100 más afectados por la pandemia.

 

En la antigua escuela urbana de Yupiltepeque, Jutiapa, donde están ubicados los vendedores informales no se respeta el distanciamiento social. Foto: Kimberly Castro

Por: Kimberly Castro

Yupiltepeque, Jutiapa, registró su primer caso de Covid-19 el 30 de abril. Al 30 de julio, el municipio contabilizó 34 casos, lo cual lo colocó, en ese momento, entre los 100 más afectados por la pandemia, según datos proporcionados por el Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Y la crisis ha afectado a quienes se dedican al comercio informal.

Dos días después del primer contagio, el 2 de mayo, el alcalde Carlos Godoy, en una conferencia de prensa desarrollada en Facebook Live y en la que estuvo acompañado por representantes del centro de salud, Policía Nacional Civil y el Concejo Municipal, anunció que, para prevenir contagios, los vendedores informales se trasladarían a la antigua escuela urbana de la localidad.

La decisión tuvo impacto inmediato, dado que Yupiltepeque no cuenta con industrias o fábricas y el comercio informal es, para la mayoría, su principal fuente de ingresos.

Evelyn Pérez, quien junto a su familia se dedica al comercio desde hace varios años, comentó cuánto les afectó este traslado. “La venta de verdura bajó y en muchas ocasiones hemos tenido que tirarla, lo que representa más pérdida que ganancia”, ejemplificó. “Además, para traer el producto desde la cabecera nos toca pagar un carro que nos cobra entre Q150 y Q200”.

Maritza Martínez, otra de las comerciantes afectadas, aseguró que lo que hoy genera no es suficiente. Comentó que intentó ingresar a los programas de ayuda del gobierno, sin éxito, y agregó: “Cuándo estábamos afuera vendíamos más. Manteníamos el distanciamiento social. Aquí estamos amontonados y a las personas les da miedo entrar”.

Edín Ordoñez, vocero de la municipalidad, explicó que esta medida se adoptó para evitar contagios. “El primer paso fue concentrar a todos los vendedores informales, ofrecer alcohol en gel y toma de temperatura en la entrada y prohibir la entrada a niños y personas mayores de 75 años. Implementamos también un túnel de desinfección pero, lamentablemente este solo funcionó tres días pues del centro de salud nos enviaron un oficio diciendo que éstos no estaban autorizados”.

Sin embargo, al entrar al mercado temporal se observó a familias vendiendo y a menores y adultos mayores dentro, todos en un espacio reducido.

Únicamente se ofrece alcohol en gel en la entrada, cualquier persona puede ingresar y el distanciamiento social apenas se respeta. Ello ha llevado a algunas personas a salir a vender de casa en casa.

Enma Salazar, visitante del mercado municipal, destacó que la población ha empezado a perderle el miedo al virus y por eso no toman las medidas necesarias.

Elvira Ramos, de 70 años, quien también es clienta del mercado temporal aseguró: “Lo hago por necesidad, no tengo quien me haga la compra. Y quienes venden en las casas casi todas tienen lo mismo”.

Aunque el Centro de Operaciones de Emergencia de Jutiapa solicitó que se desinfecten los mercados después de su cierre, esta acción no se ha llevado a cabo, a pesar de que el municipio se encuentra en color rojo en el semáforo de alertas de la Covid.


Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo