Alcaldes de El Progreso analizan construir fosas comunes por si la crisis agrava

Jefes ediles de ese departamento conversaron la posibilidad de hacerlo con la delegación del ministerio de Salud, aunque no hay ninguna instrucción oficial al respecto.

Según los alcaldes, Salud  recomendó a las comunas buscar un terreno específico para realizar fosas comunes. Foto: Facebook del alcalde Jorge Orellana Pinto.

 

Por José Pablo del Águila

 

Alcaldes de El Progreso y el área de salud departamental conversaron en torno a la posibilidad de abrir fosas comunes si la crisis por el coronavirus llegara a agravarse. De momento no hay ninguna instrucción oficial, informó Nora Hernández, la directora en ese departamento.

La conversación se llevó a cabo en una mesa técnica el viernes 17 de abril donde participaron los jefes ediles de la región, con excepción del alcalde de Guastatoya, Jorge Orellana, conocido como “El Congo”.

Héctor Pérez, delegado de la Coordinadora Nacional de Reducción de Desastres (Conred) en El Progreso, dijo que el personal del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) habló sobre la viabilidad de habilitar un terreno específico, distinto a los cementerios, para depositar los cuerpos de personas que mueran por COVID-19. De esa forma, las comunas tendrían un espacio donde depositar cadáveres y se evitaría lo que sucede en otras ciudades del mundo, donde permanecen en la calle a la espera de que los recojan.

Al respecto, la directora de Salud comentó que hoy y mañana se estarán trabajando los lineamientos y el viernes se tomará una decisión. Sin embargo, aclaró que no se puede girar ninguna directriz a las alcaldías hasta que Salud y Presidencia lo autoricen.

Ana Lucía Gudiel, portavoz del ministerio, aseguró que de momento no existe un protocolo que establezca la necesidad de habilitar fosas comunes. Se prohíben los velorios y los servicios religiosos. Solo pueden estar diez personas máximo en el entierro y queda prohibida la asistencia de niños y adultos mayores, dice.

 

Alcaldes lo evalúan

 

Marco Tulio Arriaza, alcalde de Morazán, insiste en que la dirección de Salud solo hizo la sugerencia en un comentario informal. “Ella (la directora de salud) dijo: nunca me imaginé que íbamos a tener que llegar a pensar en ubicar puntos para pensar en una fosa común. Pero no fue un lineamiento oficial”, relató Arriaza.

Jorge Orellana, alcalde de Guastatoya, comentó que no participó en la reunión, pero le comentaron el tema en el Centro de Operaciones de Emergencia Municipal, donde participan distintas dependencias de la alcaldía e instituciones con presencia en el municipio.

Según Orellana, el cementerio más grande en Guastatoya ya está lleno y tiene otros cuatro en distintas aldeas, pero no los podrán usar. La recomendación fue habilitar fosas comunes en terrenos distintos a los cementerios.

El jefe edil se mostró preocupado porque muchos vecinos son negligentes y no cumplen con quedarse en casa. “Yo mandé a hacer un hoyo (una fosa) para lanzar una campaña. El mensaje es: o hacés caso o te espera este lugar. ¡Esto es para hacer conciencia de qué nos puede esperar si no hacemos caso!”, exclamó Orellana.

Por su parte, Alex Donaldo Castañeda Mejía, jefe edil de Sansare, dijo que analizarán en el concejo municipal si pueden disponer de un terreno para el efecto, aunque espera que no sea necesario.

En tanto, Edgar Humberto Castañeda, alcalde de San Cristóbal Acasaguastlán, informó que analizan qué acciones tomar. No obstante, mostró su molestia ya que el ministerio de Salud no les informa cuántos casos confirmados hay en el municipio. “La verdad nos hacen llegar algunas sugerencias, pero no nos dicen la mera realidad. Estamos a espera de información, pero no nos han querido dar nada”, agregó Castañeda.

Hicieron peticiones a Gobernación Departamental para que la comunicación sea fluida, pero no han obtenido respuesta, agregó.

José Manuel Marroquín, jefe edil de San Agustín Acasaguastlán donde su ubica la aldea El Ixcanal –la cual reporta al menos dos casos comunitarios–, no quiso ofrecer detalles al respecto.

En un anexo del Plan Nacional de Prevención, Contención y Respuesta del COVID-19, se establece que en caso de defunciones masivas se pueden habilitar otros sitios que llenen los requisitos que la ley exige, pero no se gira ninguna directriz a las municipalidades para la habilitación de fosas.

“Dentro de los planes de respuesta a la epidemia de COVID-19, se deben realizar estimaciones, locales y nacionales, de la cantidad de personas que pueden fallecer con el fin de planificar en anticipado, los lugares alternos o complementarios a los cementerios, de inhumación de cadáveres”, reza el documento.

Miguel Ovalle, alcalde de Salcajá y presidente de la Asociación Nancional de Municipalidad (Anam), comentó que como directiva de su gremial no se les ha informado que las municipalidades deben disponer terrenos para construir fosas comunas.

 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo