Alcalde de Cahabón contrata a su compañero de planilla para trabajar en la municipalidad

El primer concejal suplente se desempeña como técnico y digitador en el centro de salud.

 

 

José Pablo López Meza participó en la misma planilla de Denis Fraatz. Ambos se postularon con FCN–Nación.

 

Por Carmen Maldonado

 

José Pablo López Meza tiene 26 años, es maestro de educación primaria bilingüe y digitador del centro de salud, y desde enero pasado trabaja en la municipalidad de Santa María Cahabón, Alta Verapaz. El alcalde lo contrató como técnico del área de servicios públicos municipales, el mismo día que se convirtió en concejal suplente.

Sí, López Meza fue miembro de la planilla de FCN–Nación con la que Denis Cristian Fraatz Sierra ganó las elecciones municipales en junio de 2019. Entonces trabajaba como digitador en el centro de salud local. Es decir, durante seis meses ha tenido dos patronos: la municipalidad y el Ministerio de Salud.

En este semestre sus responsabilidades se multiplicaron pues además de ser concejal suplente primero, labora para el centro de salud de Cahabón y da mantenimiento a edificios municipales. También coordina proyectos, planifica, supervisa, repara y se hace cargo de “otras actividades asignadas por la máxima autoridad administrativa”, según señalan sus reportes de trabajo en la municipalidad.

Sus dos contratos comenzaron en enero: el del centro de salud bajo el renglón 189, y el de la municipalidad, 029. Ambas categorías se asignan a trabajadores temporales que prestan servicios técnicos o asesorías, y no gozan de prestaciones laborales. El primero es por Q3 mil 450 mensuales y termina en este 30 junio 2020, mientras que el de la municipalidad concluye en diciembre.

El pago por parte de la comuna se divide en doce cuotas: una por Q3 mil 33 y 11 por Q6 mil 500 cada una, que suman Q91 mil 733.

Para que López Meza reciba este dinero es necesario que ejecute las actividades encomendadas por sus superiores y elabore un informe mensual de su trabajo. Según Guatecompras, él ha cumplido con este requerimiento mes a mes: el primer informe detalla las actividades de enero, que son idénticas a la descripción del contrato sobre el puesto. Los informes siguientes son similares entre sí, con dos o tres cambios en cada documento si hizo algo diferente respecto al mes anterior.

 

Primer informe de trabajo de José Pablo López Meza. Foto: Guatecompras

 

 

Jorge Mario Andrino, abogado de asuntos civiles, explica que es legal que López Meza trabaje en dos instituciones estatales al mismo tiempo, debido a que la ley solo lo impide si el empleado ya tiene una plaza permanente. Este tipo de contrataciones, añade, es común porque “un concejal suplente no devenga dietas mientras está el titular al frente, entonces se hace un contrato para vincularlo a la municipalidad (…) en un régimen pensado para que no se pueda argumentar que se traslapan los horarios”.

De este modo, el trabajo realizado por el concejal suplente en el centro de salud no impide sus labores en otro lugar. Su contrato especifica que “los honorarios acordados no tienen calidad de sueldo o salario (…) y no crean relación laboral entre las partes”, lo cual se apega a las especificaciones de los suscritos bajo el renglón 189.

Ojoconmipisto contactó al centro de salud en el que trabaja López Meza, y una de las enfermeras explicó que no tenía horario de entrada y salida. Añadió que lo ven “por aquí cuando debe entregar algo”.

Hasta el momento, la municipalidad no registra dietas otorgadas a López Meza, sino solo a los concejales titulares, por lo que sus ingresos provienen de la información que ingresa en el sistema del centro de salud, y de los trabajos que realiza para la comuna. Entre estos se encuentra la coordinación de patrullajes policiales, la organización de la limpieza de mercados municipales y la entrega de materiales de construcción a personas cuyas casas se dañaron durante las tormentas Amanda y Cristóbal.

López Meza tiene contrato con el ministerio de Salud desde junio de 2017, según refleja Guatecompras. El año siguiente, firmó uno nuevo por Q3 mil mensuales con la misma institución, y en 2019 volvió a ser digitador en el centro de salud por Q3 mil 450 al mes. En 2020 firmó el contrato que vence este 30 de junio.

 

Cuando pase la emergencia

 

Denis Fraatz llegó a la municipalidad con el partido FCN-Nación.

 

El alcalde de Cahabón es Denis Fraatz, cuya vida política comenzó en 2003 como candidato por el Partido de Avanzada Nacional (PAN), cuando quedó en segundo lugar. Regresó en 2011 y fue electo concejal V con el Partido Patriota.

El año pasado ganó por primera vez las elecciones ediles con el entonces partido oficial FCN-Nación, y obtuvo el 21 por ciento de los votos.  Él preside el concejo municipal integrado por cinco titulares de FCN- Nación y tres de Victoria, Convergencia y Bien. Cuenta también con un concejal y un síndico suplentes, el tercero es de Victoria.

Al contactar a Fraatz para conocer su postura, indicó que no está dispuesto a dar declaraciones por teléfono y que todos los demás empleados de la municipalidad tienen la orden de hacer lo mismo. “Es bien delicado. Nos ha pasado que nos hablan de tal lado pero son de otro lugar, y tergiversan lo que decimos”. Agregó que cuando se reanude la movilidad departamental y un reportero lo visite en el palacio municipal, “con mucho gusto” dará información.

También se intentó contactar López Meza a quien se le enviaron mensajes a través de WhatsApp desde el viernes 19 de junio. No hubo respuesta en ninguna de las 14 llamadas.

Ojoconmipisto presentó dos solicitudes de información pública el pasado 22 de junio en busca de estas respuestas. Está a la espera de una resolución.

Santa María Cahabón se encuentra a 92 kilómetros de la cabecera departamental de Alta Verapaz, Cobán, y 303 kilómetros de la ciudad de Guatemala. Según datos del censo de 2018, tiene 64 mil 911 habitantes y en la localidad se habla español y q’eqchi’.

El municipio está en el lugar 294 de 333 municipios evaluados en el índice de competitividad local, elaborado por la Fundación para el Desarrollo (Fundesa). Está urbanizado en un 11 por ciento, y la mitad de sus habitantes no sabe leer ni escribir. Además, cuatro de cada diez hogares no cuentan con tuberías dentro o fuera de casa, por lo que acceden al agua a través de pozos y chorros comunitarios, o esperan a que llueva para recolectarla.

 

Esta publicación es resultado de una filtración que llegó a Guatemala Leaks. 

 

 

 

 

También puede ver este video que explica como puedes fiscalizar a tu alcalde.

 

 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo