“Ahora que estamos en rojo abren todo, no entendemos”, dicen alcaldes

Quedan al menos 94 ferias por celebrarse hasta terminar el año, los alcaldes se plantean cómo realizar esos festejos y cómo evitar contagios.

La Municipalidad de San Francisco el Alto emitió un acuerdo para cancelar la celebración de su feria patronal el 4 de octubre. Foto: Municipalidad San Francisco El Alto.

 

Por Claudia Palma

 

Sí, a partir del 1 de octubre todo cambiará: se abren cines, conciertos, bares, parques y piscinas, gimnasios, centros deportivos de acuerdo con las restricciones estipuladas en el tablero epidemiológico. El Diario de Centroamérica publicó este martes 29 de septiembre el Acuerdo Ministerial 229-2020 con las nuevas alertas sanitarias por la pandemia.

Las disposiciones generaron incertidumbre y ansiedad entre los jefes ediles en medio de la noticia de una segunda ola.

El presidente Alejandro Giammatei afirmó que no habrá renovación del estado de calamidad. “No debe ser sorpresa que no haya prórroga, pues ya no hay apoyos políticos en el Congreso”, expresó Edwin Asturias, director de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia COVID-19 (Coprecovid), al referirse al repentino giro de las decisiones gubernamentales, pues el domingo 27 de septiembre se anunció que no habrían cambios.

En ese contexto Asturias dijo que “al levantarse cualquier estado de excepción no puede prohibirse a alguien reunirse o transitar libremente”. Pero deben respetarse los aforos de acuerdo al tablero y semáforo epidemiológico, insistió.

Las municipalidades tienen autoridad sobre temas como el transporte o mercados. Pueden trabajar con las autoridades sanitarias locales cuando se sobrepase el aforo de un restaurante, bar o parque, ejemplificó.

Miguel Ovalle, presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam) puntualizó: “La responsabilidad siempre ha recaído en los alcaldes. Cuando se impuso el toque de queda era un poco más fácil, pero ahora vemos con preocupación de cómo controlar a los pobladores. En municipios en alerta roja, los comercios no deben superar el 50 por ciento de su capacidad. Pero hay lugares en donde ni usan mascarilla ni guardan distanciamiento físico. Haremos lo que podamos en la medida de nuestras posibilidades”.

 

Sin restricciones, hagamos feria

En el último trimestre del año hay 94  ferias en puerta, solo durante diciembre se celebran 47. Alcaldes consultados reconocieron la incertidumbre que enfrentan, se preguntan si podrán controlar estas celebraciones en sus municipios. Y es que no cuentan con el suficiente personal para supervisar el aforo a parques, piscinas, centros deportivos, transporte, mercados, iglesias entre otros, coincidieron.

San Francisco El Alto, Totonicapán –en alerta naranja- celebrará a su patrono el próximo 4 de octubre. La feria se suspenderá, pero la llegada de la vuelta ciclística en los próximos días no, aseguró el alcalde, José Manuel Gómez García.

“Hace 10 días, en reunión de concejo municipal se decidió suspender toda las actividades de la feria patronal. ¡Esto nos cae de sorpresa!, notamos que en el semáforo estamos en naranja, pero consideramos que el distanciamiento de 2 metros será imposible contenerlo. La feria se suspende, tendremos actividades simbólicas como la quema de bombas”, indicó Gómez García.

La cabecera municipal de Totonicapán pidió a los organizadores de la vuelta ciclística suspender  el paso de esa actividad deportiva a solicitud de los 48 cantones para evitar aglomeraciones. No obstante, sí pasará por San Francisco El Alto y San Cristóbal Totonicapán, municipios vecinos a la cabecera.

“Será solo una vuelta de exhibición, la carrera se reanudará en la carretera y cuidaremos el distanciamiento social”, indicó Gómez García.

El Concejo Municipal de Jutiapa tiene un dilema que deberá resolver pronto: abrir o no el municipio, por ahora en alerta roja, y celebrar la feria ganadera el 9 de noviembre, a la que están invitados, mexicanos, hondureños y salvadoreños.

“Estamos contentos porque queremos nuestra feria, pero consternados porque en el municipio seguimos en alerta roja. Es ilógico cuando teníamos cinco casos nos cerraron y hoy que estamos en alerta roja nos permiten abrir. Solicitaré una opinión para evaluar con epidemiología qué hacer”, compartió el alcalde de Jutiapa, Luis Gabriel Rosales Orellana.

Antes de la COVID-19, Jutiapa recibía el ingreso semanal de 2,700 arribos de buses, la pandemia significó un golpe a la economía. “Estoy consciente DE que la gente se sigue enfermando y muriendo. Humanamente no hay la capacidad para monitorear la cabecera. Hacer un equipo de COE por las noches y readecuar el personal es una salida, pero aún así eso no garantiza que la municipalidad pueda estar por ejemplo, en cada bar y restaurante”.

Ovalle espera que los jefe ediles no se enfrenten en la nueva normalidad con episodios como el de San Lucas Tolimán, Sololá, en donde la gente quemó oficinas de la comuna por estar en desacuerdo con el semáforo epidemiológico.

 

También puedes leer: En cuatro municipios hicieron solo una prueba en los últimos 15 días

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su nombre Ingrese su apellido Ingrese su correo