Aguacatán: 33 niños con desnutrición aguda en 2017

El número de casos se elevó en 2017 con respecto a 2016. Este año ya se han detectado tres niños que la sufren.

Niñas del programa Aulas Mágicas aprenden técnicas para reducir la desnutrición. Foto: Arcadio Velasquez

Por Selvin Ramos

En Aguacatán, Huehuetenango, municipio en el cual 48 por ciento de niños menores de cinco años presentan cuadros de desnutrición crónica, los casos de desnutrición aguda aumentaron en 2017 con respecto a 2016. El año pasado los niños diagnosticados con el grado extremo de malnutrición fueron 33, en tanto un año atrás se trató de 27.

La encargada de nutrición del centro de salud de Aguatacán, Brisla Josefa Pojoy, indicó, además que este año ya han detectado tres casos. “Las cifras son alarmantes” afirmó. “Hemos detectado que la mayoría de casos se presentan en niños y niñas de origen indígena que habitan en áreas rurales”.

De hecho, la situación es particularmente crítica en cinco comunidades: Llano del Coyote, Manzanillo, Xenaxicul, Exchimal, Rancho, Pajuil País y en la zona 2 del Municipio de Aguacatán.

“La razón detrás” puntualizó Pojoy “es una combinación de factores. Las familia son de escasos recursos y no les alcanza para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación pero por otra parte, hay razones culturales, descuido y problemas genéticos”.

“También hemos detectado que los padres no están preparados para enfrentar este problema y esto incide en forma negativa en el cuidado en que se les brinda a los hijos en la etapa temprana de desarrollo”, concluyó.

En Aguacatán, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) lleva un monitoreo de casos y “es la encargada de establecer los procedimientos de planificación y coordinación técnica entre el Estado, la sociedad y las agencias de cooperación internacional”, informó Flor Cano, la monitora municipal de esa entidad. “Las acciones concretas van en la línea de capacitar a los padres de familia sobre cómo alimentar con una nutrición balanceada a sus hijos” señaló.

De hecho, amplió Cano, entre las entidades que ya están involucradas en solucionar este problema mediante la puesta en marcha de intervenciones rápidas en Aguacatán son los Ministerios de Desarrollo, Agricultura, Educación y la comuna. “Proporcionan apoyo técnico y financiero en actividades y estrategias alimentarias y nutricionales de los niños”.

Pablo Hernández Juárez, Síndico II de la comuna y encargado del área de salud, resaltó las gestiones hechas con PCI (Project Concern International) socio de USAID y que trabaja tanto en el Corredor Seco como en este Aguatacán. “Esta municipalidad ha apoyado los esfuerzos brindando vehículos y combustibles y personal que realice el diagnóstico de las familias”. En el último año, dos niños fallecieron como consecuencia del hambre. “Estamos trabajando para evitar más casos. Queremos una sociedad mejor”.


Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo y Desigualdades” impartido por Laboratorio de Medios, S.A., a comunicadores de varios departamentos de Guatemala con financiamiento de Oxfam y la Inter-American Foundation (IAF.) El contenido es exclusiva responsabilidad de su autor.

Compartír:



Otras noticias

Escribe un comentario

*

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo