Totonicapán sin tratar sus aguas servidas, las dos plantas que existen no sirven

Posponer la fecha para que a las comunas limpien el agua usada de sus municipios relajó la construcción de plantas de tratamiento. En Totonicapán algunos municipios apenas están en fase de planificación.

La planta de tratamiento de San Andrés Xecul, Totonicapán, sin funcionar porque deben conectar el sistema de drenaje que aún no existe en el municipio. Foto: Carmen Hernández.

 

Por Carmen Hernández

 

San Bartolo Aguas Calientes y Santa María Chiquimula, municipios de Totonicapán tienen plantas de tratamiento, pero están mal diseñadas y por eso no las usan, admiten los propios alcaldes.

El primer municipios facturó Q2 millones 705 mil (NOG 8994218); la segunda Q852 mil (NOG 835862) por estas instalaciones. De acuerdo con técnicos consultados se deben corregir antes de hacerlas funcionar. Los otros seis municipios del departamento tampoco tratan sus aguas servidas.

En San Cristóbal Totonicapán, una ciudad de 38 mil habitantes, ni siquiera cuentan con sistema de drenajes, todo va directo al río Samalá. Es recordado en redes sociales porque sobre sus aguas flotaron cientos de botellas plásticas y el video se hizo viral. Aunque lo limpiaron el tono turbio del afluente y los olores fétidos persisten.

El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) lleva cinco prórrogas para obligar a las comunas a construir y habilitar Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR). “Todavía está en discusión cuándo es el ultimátum para que todas las municipalidades cumplan”, dijo Milton Ordoñez de este ministerio en Totonicapán.

Hay tres fuentes de contaminación en el departamento que desemboca en los ríos, indica:

  1. Las aguas residuales contaminadas con jabón, heces y orina de las viviendas.
  2. La industria, principalmente de San Francisco El Alto. Algunas cuentan con planta de tratamiento, pero no cumplen los requerimientos.
  3. El agua servida de hospitales públicos y privados.

 

En planes

El Acuerdo Gubernativo No. 236-2006 obliga a las comunas a construirlas, pero no a las empresas, industrias y hospitales que no separan del agua sus residuos químicos y biológicos. La planta de tratamiento del Hospital de Totonicapán no funciona y sus drenajes conectan directo a ríos, aseguran técnicos del MARN.

Momostenango tiene el estudio y el sistema primario para canalizar el agua de los drenajes. También en San Cristóbal . San Adrés Xecul publicó en Guatecompras (NOG 9001492) la construcción de la planta de tratamiento, por ahora ya se hizo la instalación del sistema de drenaje.

Herber Castillo, de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), indicó que todas las municipalidades tienen estudios Técnicos de Aguas Residuales, el primer paso indispensable que hace 10 años no se había dado.

“El beneficio es para todos los vecinos porque reducen la contaminación a corrientes de agua y el subsuelo. Pero la operación y mantenimiento adecuada es indispensable, por tanto el pago de una tasa para tener recursos suficientes para cumplir el objetivo”, añadió.

 

TE PUEDE INTERESAR: El agua, el tema que preocupa a los vecinos de La Esperanza

 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo