Sipacate sabe que no es su función, pero invierte en seguridad

La falta de resultados de la PNC los obligó a crear su propio cuerpo de seguridad municipal, admite el alcalde que está por cumplir cuatro años en el cargo.

La alcaldía equipó con un pick up y armamento a su policía municipal. Foto: municipalidad de Sipacate.

 

Por José Pablo del Águila

 

Este año Sipacate, Escuintla, el municipio de tres años, duplicó su número de policías municipales. En enero tenía seis, cada uno con un salario de Q3,027, según información pública. Hoy hay 12 agentes, indica Wálter Nájera, el alcalde. También compró un picop doble cabina modelo 2018 que costó Q218 mil 702 y armas y municiones por Q36 mil 055.

Sin embargo, también se dobló el número de homicidios: En 2018 se reportaron cuatro, este año, entre enero y julio van ocho, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC) recabados por la organización Diálogos.

Sipacate se desligó de La Gomera y recién se constituyó como municipio en 2015. Según el censo 2018   tiene 16 mil 234 habitantes. Su año más violento fue ese mismo, con 18 homicidios. Nájera es escéptico de los datos de homicidios, y se sorprende.

“Hemos tratado de hacer coordinaciones con PNC, hemos implementado cámaras de seguridad en el área urbana y creamos Policía Municipal (PM)”, cuenta el jefe edil.

Admite que la función de la municipalidad no es contrarrestar hechos delictivos, sino prevenirlos. Sin embargo, explica que ante las “carencias de las instituciones del Estado” crearon una PM.

“La población está vulnerable y exige al alcalde. Al primero que le tocan puertas es al alcalde. Las dependencias del Estado, por los recursos, no logran abarcar a todos los municipios con una óptima seguridad”, se justifica.

 

¿Qué hacer?

 

Hay una forma en que los alcaldes y vecinos pueden fiscalizar el actuar de la Policía Nacional Civil y exigirles que reduzcan la violencia. Es a través de las Comisiones Municipales de Prevención de la Violencia (Comupre).

Carlos Menocal, exministro de Gobernación, comenta que en las Comupres interactúan sociedad civil, Policía Nacional Civil (PNC) y se hace, de forma conjunta, políticas para prevenir la violencia. El comisario de la PNC debe rendir cuentas y presentar sus planes de acción en estas comisiones.

Carmen Rosa de León Escribano, experto en seguridad del Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible, coincide con que muchas veces las demandas de la población desbordan a los jefes ediles. “A ellos (alcaldes) se les exige que resuelvan no solo la seguridad, sino salud, educación, carencias de infraestructura y en donde hay poca inversión social”.

La participación ciudadana en las Comupres ha tenido resultados exitosos.

Al respecto, Nájera comenta que ya trabajan en Unidades para la Prevención Comunitaria e intervienen cocodes, PNC, red de mujeres y ministerios de Educación y Gobernación. Sin embargo, el reto aún no se supera.

 

TE RECORDAMOS ESTA NOTA: Las tensas y tranquilas primeras elecciones en Sipacate y Petatán

 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo