Guastatoya reforesta áreas municipales

Para este fin, la alcaldía instaló un vivero. La meta: sembrar árboles en 7.2 hectáreas de terreno de la comuna.

En esta alameda, donde se sembraron árboles de Nim, estaba localizado un basurero clandestino. Foto: Elisa Sasvin

En esta alameda, donde se sembraron árboles de Nim, estaba localizado un basurero clandestino. Foto: Elisa Sasvin

Elisa Sasvin

El 8 de agosto de 2016 el Concejo de la cabecera municipal de El Progreso, aprobó el acta 32-2016 cuyo propósito es recuperar las áreas municipales convertidas en basureros clandestinos, contribuir con el mejoramiento del ornato de las calles y proteger la cuenca del río Guastatoya, según dio a conocer el alcalde municipal Jorge Antonio Orellana Pinto.

“La meta”, indicó el jefe edil, “es cultivar 140 mil árboles en los próximos 42 meses”. Ello beneficiaría, afirmó, a los 22,092 habitantes del municipio y para ello se destinaron Q440,622. Este monto se utiliza para pagar los sueldos de cuatro empleados, asignados al renglón 022, y para instalar un vivero en donde se están sembrando arbustos desde julio, semanas antes de ordenar e proyecto y presentarlo al Concejo.

Una de las cuatro personas contratadas es un ingeniero agrónomo, quien estará encargado de dar capacitaciones a estudiantes, vecinos e instituciones públicas y privadas con el fin de que este proyecto sea sostenible con el tiempo. La responsabilidad de que se cumpla con este objetivo recaerá en los Consejos Comunitarios de Desarrollo, Cocodes, de este municipio.

Elsa Castillo, vecina de La Calandria en el barrio El Porvenir, aseguró estar agradecida con la decisión de la comuna ya se construyó una alameda “en un sitio que era un basurero clandestino”. Para este fin se habilitó un camino vecinal que permite el acceso directo de la comunidad de El Callejón hacia el casco urbano, se recuperaron los árboles que ya existían y se sembraron más.

Castillo afirmó estar consciente de la necesidad de velar por el mantenimiento del sitio, porque “además de mejorar el ornato se contribuye con la salud de los vecinos”.

El costo por hectárea se calcula en relación al salario mensual que devengaran los cuatro empleados durante 42 meses. Ello i ncluye costos de riego, poda, cercas, limpia y raleo entre otras actividades, informó Edgar Chávez encargado de la Unidad de gestión ambiental.

***
Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo, Fiscalización y Transparencia” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI  otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al apoyo del pueblo estadounidense).

Compartír:

Relacionados

Escribe un comentario

*