Vecinos piden nueva escuela de párvulos para Guastatoya, la anterior fue declarada inhabitable

El centro educativo Nueva Vida, valorado en más de Q500 mil, se construyó en la cima de una loma sin muro de contención. La Corporación Municipal descarta demandar a la constructora porque no se hizo durante su periodo.

La escuela de párvulos estuvo abierta apenas 9 meses. La Conred la declaró inhabilitable este año. Foto: Elisa Sasvín

La escuela de párvulos estuvo abierta apenas nueve meses. La Conred la declaró inhabilitable este año. Foto: Elisa Sasvín

Por Elisa Sasvín

La escuela oficial de párvulos “Nueva Vida” de Guastatoya, El Progreso, cuya construcción corrió a cargo de la Organización No Gubernamental “Asociación Teculuteca para la Administración y Desarrollo”, fue declarada inhabitable por la Coordinadora Nacional de Desastres, Conred, cinco años después de ser edificada.

El valor de la obra, cuyo responsable fue Aldo Rodolfo Amado Orellana, fue de Q560 mil 600, los cuales se otorgaron por medio del Consejo Departamental de Desarrollo (Codede). El concurso se publicó en el portal Guatecompras el 8 de agosto de 2009 y se asignó doce días después (NOG834734).

El establecimiento apenas estuvo abierto unos meses. La directora Ana Vicenta Aldana Sánchez asegura que en enero de 2011 se inauguraron las clases, pero el 9 de septiembre un aguacero con viento levantó el cielo falso de duroport y se empezó a socavar la acera que rodea las aulas. Esto provocó el hundimiento de la calle de acceso al inmueble y qque brotara agua de los drenajes.

Esta escuela, construida en la cima de una loma con paredes de block, estructura de metal, lámina de zinc, ventanales de metal y vidrio y balcones de hierro, mide aproximadamente 300 metros cuadrados. Sin embargo, no tiene caídas para aguas pluviales ni muros de contención.

Por ello, miembros del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), solicitaron la reparación del edificio al alcalde Jorge Antonio Orellana Pinto, informó su vicepresidenta Ludy Yesenia Sánchez. El jefe edil solicitó una evaluación a la Secretaría Ejecutiva de Conred que en un reporte preliminar, del 2 de febrero de este año, recomendó evacuar al alumnado y personal docente.

El reporte, emitido por Héctor Armando Pérez, da cuenta de cortes de 45 grados en las paredes y varios hundimientos en los diferentes módulos educativos, así como separación de paredes y corrimiento y deslizamiento moderado de tierra. Agrega que estos incidentes ocurren desde hace cinco años, que la construcción no está en capas y no cuenta con medidas de contención como taludes o muros de contención.

Por recomendación de Pérez el inmueble fue evaluado por la geóloga Ana Gabriela Rodríguez y la arquitecta Luisa Cardona, también de Conred, en presencia de la Junta de Padres de Familia a quienes se les confirmó sobre el daño estructural.

Sánchez, del Cocode, narró como desde 1997 gestionaron ante el entonces alcalde David Cordón Hichos la construcción de esta escuela. Los planos proponían una construcción en forma de terrazas por la topografía del lugar.

Se pidió una opinión técnica a la unidad de supervisión del Codede que debió haber vigilado que la obra se edificara con estándares de calidad, pero según dijo Héctor Archila, no se encuentra el expediente correspondiente al número de SNIP 43244.

El director técnico municipal Rafael Pellecer, al consultarle sobre qué papel pudo haber jugado la comuna, respondió: “Ninguno. En ese entonces las unidades de ejecución eran las ONG y el alcalde Cordón se limitó a solicitar un expediente técnico”.

Hoy los 62 alumnos y docentes reciben clases en el salón de usos múltiples del Instituto Experimental Guastatoya cuyas aulas están separadas por una cortina de plástico negro. En ese ambiente también deben compartir la hora del recreo y recibir su clase de educación física. Las maestras deben trasladar todo su mobiliario y material didáctico al finalizar la jornada.

Ludy Sánchez, madre de un alumnos, comentó que su hijo “no quiere asistir a clases si no es en su escuelita”. La directora Aldana amplió que otros pequeños han desertado. El alcalde Orellana prometió construir una nueva escuela cuando disponga de un terreno debidamente legalizado que cuente con adecuadas condiciones técnico geológicas.

La Corporación Municipal, sin embargo, no tiene interés en demandar a la constructora ya que según afirmó Rafael Pellecer, director de Planificación de la comuna, no se construyó durante su gestión y no fue con fondos propios sino del Codede.

Luis Méndez, secretario Técnico del Codede dijo, por su parte, que una eventual demanda tendría que interponerla la Secretaría Ejecutiva de la Presidencia por ser ella quien autorizó los desembolsos.

***
Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo, Fiscalización y Transparencia” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI  otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al apoyo del pueblo estadounidense).

Compartír:

Otras noticias

Escribe un comentario

*