ONG paga salario de médico que atiende a personas con VIH en Izabal

Alrededor de 2000 personas que viven con el virus se someten a controles médicos en el departamento. La asociación Iséri Ibágari (Nueva Vida) cubre esta plaza.

Integrantes de Iséri Ibágari (Nueva Vida, en idioma garífuna). Foto: Alva Batres.

Integrantes de Iséri Ibágari (Nueva Vida, en idioma garífuna). Foto: Alva Batres.

Por Alva Batres

El departamento de Izabal figura en los primeros cinco del país en el índice de personas con el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), según el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

Iséri Ibágari (Nueva Vida, en idioma garífuna) es un esfuerzo para prevenir el VIH y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) en este lugar. Es una organización de mujeres garífunas de Puerto Barrios y Livingston que nació el 30 de agosto de 2008.

Su objetivo es prevenir y detener el VIH en la población, especialmente en las mujeres. La pandemia del sida mató muchas personas en Livingston en los años 80 y 90, dijo Ingrid Gamboa, presidenta de la entidad.

La ONG utiliza sus propios recursos para realizar actividades de prevención del VIH. También ha contado con el apoyo de Pasmo y, actualmente, cuentan con el financiamiento de Aids Healthcare Foundation (AHF).

Gamboa añadió que desde hace ocho años, Iseri Ibágari sensibiliza a la población, educa a niños y niñas sobre el tema de salud sexual y reproductiva, y a hombres, mujeres y jóvenes sobre el uso apropiado del condón. Realiza búsqueda activa de casos mediante recorridos comunitarios y por referencias de familiares de personas que viven con el virus en el anonimato sin recibir tratamiento.

En el Hospital Nacional de la Amistad Japón Guatemala, ubicado en Puerto Barrios, Izabal, funciona la Clínica de Atención Integral para las personas viviendo con VIH, la cual brinda atención médica y administra los antirretrovirales a quienes acuden al servicio. Iseri Ibágari contribuye con el pago del salario de un médico, dijo Lisandro Nájera.

El médico atiendealrededor de 2000 personas al año que asisten al control médico, pero se estima que otras 1,000 no reciben tratamiento.

Una joven de 20 años diagnosticada con el virus en 2015, indicó que ella lo contrajo de su madre por medio de la lactancia materna. Ambos padres de la muchacha fallecieron por el sida en 2010.

“A los 19 años estuve a punto de morir, llegué a pesar 46 libras, usaba pañales y ya no podía ni hablar, pero mi familia me apoyó. Pasé nueve meses internada en el hospital, los médicos dijeron que nada podían hacer por mí. Pero acá estoy”, dice cuando narra su testimonio, con el cual lleva motivación a otros jóvenes de su comunidad.

La joven asiste a la clínica integral para pacientes con VIH una vez al mes, recibe tratamiento antirretroviral y se alimenta sanamente. Los cuidados que su familia y las mujeres de Iseri Ibágari le han permitido sobrevivir.

Dolores Chub, lideresa comunitaria de Livingston, indicó que no solo se trabajan en prevención, sino también la parte curativa para evitar más muerte por sida en el departamento, particularmente en mujeres.

La organización es integrada por diez mujeres de Livingston y Puerto Barrios, se han ganado el respeto y el reconocimiento de la población y autoridades del departamento, indicó Dilia Palacios, de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo en Izabal.


Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo, Fiscalización y Transparencia” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI  otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al apoyo del pueblo estadounidense).

Compartír:

Relacionados

Escribe un comentario