Libro de reclamos extiende plazos para solicitar información pública

Un libro de quejas no garantiza que las instituciones, como las municipalidades, dejen de violar del Derecho a la Información, advierte Silvio Gramajo, experto en temas de Transparencia.

El libro de reclamos fue presentado el pasado 11 de julio. Foto: PDH

El libro de reclamos fue presentado el pasado 11 de julio. Foto: PDH

Por Isaías Morales

Un nuevo libro de reclamos pero con otra administración, comenzará a funcionar en agosto. Estará bajo la tutela del Procurador de los Derechos Humanos y servirá para que los ciudadanos se quejen, por escrito, de la municipalidad que se rehúsa a responder una solicitud de información pública.

Este libro de reclamos funcionará similar al que la Dirección de Atención al Consumidor (Diaco) obliga que las empresas tengan. Si una institución no atiende a un ciudadano o le niega una información, este puede escribir la mala atención recibida.

La Secretaría de Coordinación de Acceso a Información (Secai) del PDH, a cargo de Violeta Mazariegos, lo describe como una opción más para el ciudadano para evitar que se le viole un derecho.

“Además de los mecanismos de la ley, tendrá esta otra alternativa para que no se les niegue información. Una herramienta no sustituye a la otra”, advierte Mazariegos. “Se podría decir que el libro es más para el ciudadano que no conoce todos los mecanismos de la ley, como por ejemplo los recursos de revisión”, añade.

El libro estará disponible a partir de agosto en las oficinas del PDH, luego tocará el turno de las instituciones de los tres poderes del Estado que lo recibirán en los próximos tres meses. Y en 2018 estará en las 340 alcaldías.

Esta propuesta no es vista con buenos ojos. Al menos no por Silvio Gramajo, experto en temas de transparencia y acceso a la información. Él considera que el libro del procurador Jorge de León Duque puede complicar el proceso para que la ciudadanía solicite información a las instituciones.

Gramajo también fue director de la Comisión por la Transparencia en el gobierno de Álvaro Colom (2008-2012) y aconsejó al Congreso para diseñar la actual Ley de Acceso a la Información Pública aprobada en 2008. En esta entrevista concedida a Ojoconmipisto expone su crítica sobre la iniciativa de la oficina del Ombudsman.

–¿En qué puede beneficiar o perjudicar este libro de quejas del PDH?
–El actual Procurador decidió que durante su gestión iba trabajar en conciliar o colaborar con el solicitante para que le dieran la información. Yo no tengo ningún cuestionamiento con eso. Mi pregunta surge cuándo se viola el ejercicio de un derecho, ¿es exactamente lo mismo como que a mí no me dieran un buen producto en un restaurante? ¿Quién me asegura que respondan a mi queja?

Son cinco días en los que yo como peticionario, como persona, no tengo quien me garantice el ejercicio de mi derecho a información. El sujeto obligado me lo tiene que dar, si es que me lo da. Y para eso ley ya contempla la creación de una autoridad reguladora (la PDH) pero no hay algo que me garantice que eso ocurra.

–¿Esta propuesta no vendría a complicar más el proceso para solicitar información pública?
–Viene a alargar más los días que uno tiene para solicitar información, ya que la PDH viene a decir “entonces pongan la queja en el libro y hasta dentro de cinco días hago yo las cosas”. Están prolongando una obligación que les corresponde.

–¿Pero puede contribuir en algo para que no se viole el derecho a la información?
–No creo que vaya a ayudar, para mí es peligrosísimo para el ejercicio del derecho. Me parece una idea poco afortunada y el principal afectado es el solicitante porque este libro solo extiende más los plazos de los comportamientos impunes que hay dentro de algunos sujetos obligados.

–El PDH priorizará a las municipalidades pues son las que más incumplen con dar información, ¿en realidad esto puede obligarlos para que cumplan?
–Que se los manden a las municipalidades está bien, pero ¿van a dar la información solo por tener ese libro? Si no dan la información, aún con artículos en la ley que establecen responsabilidades, incluso penales, ¿cree que un libro como el de la Diaco los puede asustar? Yo no lo creo.

Personalmente no logro entender cuáles son sus argumentos. Eso de que se van a asustar me recuerda como cuando me regañaba mi abuelita y quería pegarme con un trapo de cocina. Con asustarlos no pasa nada.

–¿Qué puede hacerse para que este libro de reclamos sea utilizado por la ciudadanía?|
–En todo caso lo que habría que hacer es promover que la sociedad tengan un alto sentimiento de confianza en que los sujetos obligados se asusten y entonces se garantice el derecho. Eso sería.

la-propuesta-del-pdh


Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo y Desigualdad” impartido por Laboratorio de Medios, S.A., a comunicadores de varios departamentos de Guatemala con financiamiento de Oxfam y la Inter-American Foundation (IAF.) El contenido es exclusiva responsabilidad de su autor.

Compartír:



Relacionados

Escribe un comentario

*

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo