La segunda elección de San Jorge y ya está en la lista de municipios conflictivos

Hace cinco años San Jorge fue reconocido como el municipio número 11 de Zacapa. Es un lugar tranquilo, donde unos marchamos alterados en caja de las papeletas alcanzaron para provocar conflicto.

El rótulo que da la bienvenida a San Jorge tiene al menos seis perforaciones de bala. Foto: José Pablo del Águila.

 

Por José Pablo del Águila

 

Para entrar y salir de San Jorge, Zacapa sola hay una vía asfaltada. Es un camino ceñido por vegetación y terrenos baldíos, ocho solitarios kilómetro desde la aldea La Fragua, en la cabecera departamental, hasta el valle del municipio.

A mitad del camino una valla anuncia “Bienvenidos al municipio de San Jorge”. Es un rótulo con seis perforaciones de bala, puede que solo se trate de una mala carta de presentación. En los 82 kilómetros cuadrados del municipio, en 2018 se registró un homicidio con arma de fuego, según la subestación de la Policía Nacional Civil (PNC); en lo que va del año, tres. Todos en investigación.

Tienen algo más de 18 mil habitantes, de ellos 7 mil 040 están empadronados, 3 mil 361 son hombres y 3 mil 679 mujeres. San Jorge es joven, el decreto de su creación se publicó en el diario oficial el 21 de febrero de 2014.

El pueblo es tranquilo, insisten los vecinos, pero las elecciones no se pudieron celebrar el pasado 16 de junio. Y esto cuentan quienes vivieron la tensión entre amenazas ese domingo.

 

Los integrantes de las Juntas Receptoras de Votos recibieron capacitaciones esta semana. Foto: José Pablo del Águila.

 

Tres días de incertidumbre

Las 5:00 de la mañana, dos horas antes de abrir los centros de votación aquél domingo 16 de junio. Los miembros de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) buscaron a los integrantes de la Junta Electoral Municipal (JEM) para afinar detalles de las Elecciones Generales.

Todo quedó en suspenso al enterarse que  la noche anterior los integrantes de la JEM renunciaron. Anabelly Tobar, presidenta de ese órgano electoral tomó la decisión a las 23:00 horas del sábado después de recibir amenazas en su teléfono celular.

Pero la tensión surgió el viernes 14 cuando las cajas con las papeletas llegaron al municipio, el fiscal del partido Bien, Julio Trujillo, alertó que dos llevaban los marchamos abiertos. Inmediatamente incitó a sus simpatizantes y les hizo creer que se fraguaba un fraude electoral a fin de favorecer al candidato de Todos, Francisco Chacón. Esa es la tesis del fiscal del Ministerio Público (MP).

El MP acudió al lugar y verificó que las papeletas en las cajas no estaban alteradas, explica el fiscal de Delitos Electorales, Rafael Curruchiche. Esta semana esa fiscalía coordinó la captura del fiscal del partido Bien, Julio Trujillo, hermano del candidato a alcalde de esa misma agrupación, David Trujillo. Se le señala de ser el responsable de azuzar a la población y de las amenazas contra la JEM.

El sábado 14 varios vecinos se movilizaran a la casa de la presidenta de la JEM a exigir su renuncia. Horas después, ella recibió el video donde la figura de Guy Fawkes (la máscara de Anonymous) le hablaba con voz distorsionada exigiéndole retractarse de favorecer a cualquier candidato. “Aún está a tiempo”, le advertía la voz.

El candidato de Bien asegura que en ningún momento tomaron acciones violentas e intimidatorias. “La población al darse cuenta (de la alteración de los marchamos) salieron a pedir explicaciones, esa manifestación fue pacífica, no agredieron a nadie”, aseguró el candidato.

Del video, dijo: “Yo lo vi. Si se lo hayan enviado a ella (a Tobar) a su celular lo desconozco. Cuando decidí aceptar la candidatura a la alcaldía por (el partido) Bien, supe que iba a entrar a actividad pública y por lo tanto sé que debo ser tolerante, estar preparado psicológicamente. No arremeto contra ningún candidato, esto es una fiesta cívica y los candidatos tenemos que contribuir a que se dé en paz”. La entrevista al candidato se realizó en una finca en la entrada de San Jorge.

La nueva JEM, presidida por la abogada Carmen Trujillo, confía que el proceso electoral se realizará en paz. La semana previa al balotaje del 11 de agosto se firmó un acuerdo con los cinco candidatos que compiten por la alcaldía en San Jorge. Se comprometieron a respetar el resultado de los comicios.

Sin embargo entre algunos candidatos persiste la desconfianza. ¿Qué garantiza este acuerdo?, se le preguntó a Francisco Chacón, de Todos.

“No garantiza nada. uno posee principios y valores y se lo tratamos de inculcar a nuestros seguidores. Creo que un papel no se respeta. Firmemos o no un papel, creo que nos hemos caracterizado por llevar un orden”. Si uno de sus seguidores causa conflicto, él mismo lo conducirá con las autoridades, promete.

Este mismo recelo lo muestra el candidato de Bien, David Trujillo.  “Lo que el acuerdo reza es que vamos a contribuir para que las elecciones transcurran en paz, sin violencia y en cordialidad. La presidenta de la JED dijo que se trata de algo moral, más que legal. Ante eso un candidato de un partido la calificó como una huisachada, ahí juzgue usted”, asegura.

El vocero de la PNC, Pablo Castillo, comentó que duplicarán la seguridad en el municipio. De igual manera el fiscal Curruchiche tendrá técnicos de escena para verificar el orden de las elecciones.

 

CANDIDATOS:

  • Byron Dubio Pineda, UNE, (en 2015 fue electo con el partido Todos)

  • Francisco Chacón, Todos

  • David Trujillo, Bien

  • Benedicto Portillo, Valor

  • Jacobo Antonio Franco, UCN

 

Un municipio pobre

Los vecinos de San Jorge se jactan de producir el mejor pan de Zacapa. Hornean quesadillas, tortas, semitas, pan de yemas y marquesotes a través de un proceso artesanal minucioso.

Las panaderías tienen hornos de tierra y barro. “Se coloca la leña, se prende el fuego y en dos horas se limpia el horno y se deja la brasa de la leña a un lado. Ese calor se infunde al pan para poder hornearlo”, describe Maholi Trujillo, hija de la dueña de la panadería “Las 3 m”.

Pero el pan no está en la mesa de todos los vecinos de San Jorge.

Es el caso de una mujer de 69 años que aguardaba desde primeras horas de la mañana de un martes, que el alcalde Byron Dubio Pineda la atienda en su despacho. En su rostro añejado se notaba el desvelo provocado por un dolor que le recorre de la frente hacia al cráneo, explicó llevándose las manos a la cabeza.

No tiene seguro social y sus hijos formaron su propia familia. Está sola, por eso recurrió al despacho de Pineda, el alcalde, a quien “apoyo de corazón”, dijo.

Esa mañana, el jefe edil se encontraba en su oficina resguardada por un hombre robusto y con arma al cinto. El 70 por ciento de la población de San Jorge es como la mujer que lo espera, admite. Pobre.

“Como siempre, los ricos son menos y los pobres son la mayoría”, dice con tono sermonero empleado por pastores protestantes. De hecho, a eso se dedicaba antes que a la política.

Un diagnóstico financiero municipal de la Universidad de San Carlos indica que el 88.80 por ciento de sanjorgeños vive en condiciones de pobreza. Son personas que no pueden pagar la canasta básica alimentaria o servicios básicos como agua potable y energía eléctrica.

Pineda Morales fue electo concejal I para el período 2016 – 2020, asumió al cargo en diciembre de 2016 luego de que Ricardo Flores Chacón muriera tras una enfermedad que lo aquejó hasta sus últimos días. Ambos llegaron con el partido Todos.

La falta de empleo produce la pobreza, dice el alcalde. El centro de salud reporta 20 niños con desnutrición de enero a la fecha; 19 en un grado agudo-moderado y uno con un cuadro severo.

La lluvia fue escasa este año, y no hubo programas de asistencia alimentaria, reclama el personal médico.

Un informe de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y  Nutricional (SESAN) de 2017, describe a San Jorge como uno de los municipios donde hubo incremento de casos de desnutrición aguda. Pero el municipio no figura en el área del corredor seco.

En 2015 el Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional dio seguimiento a 291 alumnos de la localidad. Encontró que el 23.4 por ciento de ellos presentan desnutrición crónica. Se refleja en dificultades de aprendizaje y baja talla.

Las panaderías por sí solas, como “Las 3 M” no podrán desarrollar al municipio. Hace falta infraestructura, para empezar, darle mantenimiento a la vía principal de ingreso a San Jorge, reconocen candidatos a alcalde consultados.

Otras fuentes de empleo además de las panaderías están en los comercios y actividades agrícolas. Sin embargo, los salarios son bajos y no alcanzan para satisfacer las necesidades, apuntan vecinos consultados.

 

En hornos como estos, de barro y tierra, preparan el pan en San Jorge. Fotos: José Pablo del Águila.

 

POR SI TE LO PERDISTE:  Diez reuniones que parecen un “déjà vu” y una solución que no existe en Esquipulas Palo Gordo

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo