La comuna capitalina gastó Q173 mil en letras de metal

La municipalidad justifica que la iconografía ayuda a los vecinos a sentirse orgullosos de su barrio, pero los críticos dicen que carece de autenticidad.

La municipalidad ha instalado letras de este tipo en al menos cinco puntos de la ciudad, entre 2018 y 2019.  Facebook, Tu Muni.

 

Por José Pablo del Águila

 

En los últimos dos años la municipalidad de Guatemala gastó Q173 mil 293.52 en la fabricación de letras metálicas, según Guatecompras. Estas se colocaron en diversos puntos de la ciudad como la rotonda Atlántida zona 18, colonia La Bethania, Plaza España, Parque San Sebastián, Ciudad de Plata, Ciudad Vieja y La Verbena.

La instalación está a cargo de la Dirección de Desarrollo Social de la Municipalidad y de Regencia Norte, para las letras de zona 18.

Ojoconmipisto solicitó desde el 24 de julio una entrevista con los funcionarios de Desarrollo Social para consultarles donde surgió la idea de colocar las letras metálicas y conocer de cerca el proceso.

Después de semanas de espera y de visitar dicha dependencia, el departamento de Comunicación Social de la comuna solo envió el enlace de un artículo. Según este, “las letras sirven para que las personas que circulan por las zonas puedan reconocerlas y sentirse parte de ellas”.

Estos proyectos generaron críticas en redes sociales, una de estas provino de Rodolfo Neutze, exconcejal y secretario general del partido Creo, partido que cogobierna la municipalidad de Guatemala  durante 2016-2020 y que se perfiló como oposición durante estas elecciones.

 

 

Otros municipios como Sipacate, Escuintla, y Zacapa también han instalado letras decorativas. Foto: Facebook del alcalde de Sipacate, Walter Nájera.

 

El número de operación de Guatecompras (NOG) de cada compra es:

9960686
9947604
9702768
8989842
7671148
8703299

 

Las letras, ¿una prioridad?

 

Walter Figueroa, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) y ex subdirector de políticas económicas en la Secretaría General de Planificación y Programación (Segeplan), explica que los gastos públicos deben atender las necesidades más urgentes de un municipio, como la escasez de agua en algunos barrios de la ciudad, por ejemplo.

De acuerdo con Figueroa, cada año el sistema de Consejos de Desarrollo, en el cual participan diversos representantes del Estado y de la sociedad civil, definen cuáles son las prioridades de un municipio.“En función de esas prioridades se puede medir la calidad del gasto público”, dijo.

Este tipo de compras son fiscalizadas y evaluadas por la Contraloría General de Cuentas  (CGC). César Elías, quien hasta el 15 de julio fungió como subcontralor del gasto público, reconoce que las letras metálicas no son una prioridad, ya que en la capital hay necesidades más urgentes, como los servicios básicos.

Al consultarle si durante su gestión cuestionó estas compras, respondió que una comisión de auditoría lo hizo, pero la municipalidad se defendió aduciendo que la Constitución le otorga autonomía.

“Con las municipalidades es complejo porque la Constitución claramente establece la autonomía municipal (…). Lo que corresponde como ente fiscalizador es evaluar si efectivamente los gastos son necesarios o no”, dijo Elías.

No obstante, Karin Slowing, extitular de Segeplan, considera que la autonomía municipal parece más una excusa para no reparar los gastos y no tener problemas con el alcalde. “Deben revisar el plan operativo anual y ver dónde dice que las letras de los barrios son prioridad y dónde está la evidencia que muestra que así se construye identidad barrial”, agregó.

Esta idea es poco auténtica, dijo, ya que letras como esas están en varias ciudades de México y de América Latina. Solo fue una idea “importada”.

 

POR SI TE LA PERDISTE: “Los políticos deben aprender a ser respetuosos y éticos” 

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo