La Comisión de la Mujer de San Martín Sacatepéquez la preside un hombre

La participación de mujeres a nivel político es muy limitado aunque existen varias organizaciones que trabajan para fomentar la participación.

 

Por Ubaldo Ventura

“En toda la historia de este muncipio ni una sola mujer ha integrado un concejo municipal” relata Claudia Miranda, Directora Municipal de la Mujer (DMM) de San Martín Sacatepéquez, Quetzaltenango. “De hecho, según los registros de la comuna sólo en una ocasión ha aparecido una candidata en una planilla”, asegura. Y como consecuencia de la poca participación política, hoy, la Comisión de la Mujer está presidida por Juan Pascual Gómez, Concejal I.

Miranda asegura que la la entidad a su cargo intenta empoderar a las mujeres. “Se cuenta con grupos en comunidades específicas y trabajamos proyectos como crianza de aves u otras capacitaciones, pero los malos entendidos y las competencia debilitan los procesos” indica. Para facilitar el trabajo, por tanto, la DMM ha dividido al municipio en dos regiones: la del Altiplano y la de Bocacosta.

“La razón por la cual las mujeres no participan en política es sobre todo educativa” señala por su parte Lidia Gómez Vásquez, quien es tesorera de la Organización de Mujeres La Estancia. “No conocen sus derechos y creen que los gobiernos municipales están para escuchar sus penas y darles ayuda en especie como insumos para la agricultura o textiles”.

Otro fenómeno que denuncia Vásquez va en el sentido de que cuando se han formado grupos de mujeres que piden cita con el alcalde “les dicen que tienen que esperar y no se concluye nada. Esto nos desespera. Y por otra parte, también se da el caso de que sólo se ayuda por razones electorales: se apoya a quienes ayudaron en la campaña”.

Por otro lado, Milton Pelicó, acompañante de procesos en este municipio por parte de la Asociación Comunitaria para el Desarrollo Serjus, comparte que ha trabajado por cuatro años en San Martín, y ha sido muy difícil mantener procesos con las mujeres, pues la mayoría de ellas no sabe leer ni escribir. “Se ocupan en espacios más de religión y no atienden el tema organizativo” asegura.

De hecho, las pocas personas que han participado en procesos de formación ocupan espacios en donde intentan apoyar a otras mujeres, afirma. “Ese es el caso de Claudia Miranda. Ella ha participado en varios espacios de formación en distintas instituciones incluida Serjus”.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la oficina municipal de la mujer desarrolló un evento para analizar este fenómeno. La actividad fue coordinada por la municipalidad y en ésta participaron entidades como Nuevos Horizontes y Serjus, Cada una de ellas aportó temas de discuisón y recursos económicos para alimentación y transporte de quienes participaron.


Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo y Desigualdades” impartido por Laboratorio de Medios, S.A., a comunicadores de varios departamentos de Guatemala con financiamiento de Oxfam y la Inter-American Foundation (IAF.) El contenido es exclusiva responsabilidad de su autor.

Compartír:



Otras noticias

Escribe un comentario

*

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo