En la asociación forestal de San Andrés, Petén, las mujeres se sienten excluidas

Veinticinco mujeres forman parte de la Asociación Forestal Integral y ninguna ha podido ser integrante de la Junta Directiva. La entidad cuenta con 169 miembros.

Una socia de AFISAP, junto a otros jóvenes selecciona hoja de xate para su exportación. Foto: Ginger Sánchez

Una socia de AFISAP, junto a otros jóvenes selecciona hoja de xate para su exportación. Foto: Ginger Sánchez

 

Por Ginger Sánchez

Para poder desarrollar un manejo forestal sostenible en la Reserva de la Biósfera Maya, en San Andrés, Petén se ha establecido la Asociación Forestal Integral (Afisap), la cual está integrada por 169 personas, de las cuales 25 son mujeres. Sin embargo, estas últimas denuncian que dentro de la entidad son objeto de discriminación.

“Cuando se trata de una mujer, son pocas las probabilidades de superación y participación”, expone Sara Pantí, quien labora como auxiliar de contabilidad en la entidad. Ella propone, como posible solución, invitar  a las mujeres a ciertas actividades, como talleres prácticos, de las que por lo general se les excluye.

“Muchos hombres no conciben la idea de que una mujer pueda dirigir las actividades de una empresa o una organización”, amplía Nubia Soza, dirigente de Afisap. “Algunos, dentro de esta entidad, creen que una mujer no debería de darles órdenes o instrucciones”.

Para enfrentar esta situación, Soza sugiere “impartir charlas de sensibilización a los asociados sobre la importancia de la inclusión de género y que le den oportunidades tanto a hombres y mujeres en todas las actividades”.

La discriminación se refleja en hechos como que en la asociación nunca se ha elegido a una mujer para integrar a la junta directiva. “Se pronuncian al respecto y se proponen entre ellas”, afirma Néstor Quixchán, socio de la entidad. “Pero a la hora de las votaciones ni entre ellas se apoyan. Por eso estoy en desacuerdo con que afirmen que aquí hay marginación”.

Las actividades de la Afisap incluyen labores en campo, aserrío y administrativas. En esta dependencia laboran cuatro mujeres en el área de contabilidad, secretaría y área de campo, mientras que en las demás son 59 hombres los que realizan las labores.

Se invita tanto a todos a participar en actividades de aprendizaje y en comisiones que se conforman para contribuir con mejorar el funcionamiento de la organización. Sin embargo, dichas oportunidades no son aprovechadas de la misma manera por todos los asociados.

“Nunca habrá un resultado antes de un esfuerzo” afirma Horacio Acosta, quien labora como perito contador pero no es asociado de la entidad. Él surgiere que la entidad desarrolle proyectos exclusivos para mujeres y de esta manera, motivarlas a que su participación mejore.


Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo y Desigualdad” impartido por Laboratorio de Medios, S.A., a comunicadores de varios departamentos de Guatemala con financiamiento de Oxfam y la Inter-American Foundation (IAF.) El contenido es exclusiva responsabilidad de su autor.

Compartír:



Relacionados

Escribe un comentario

*

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo