Organizaciones demandan al gobierno adoptar medidas que prevengan embarazos en niñas

De enero a junio de 2019, mil 180 niñas menores de 14 años resultaron embarazadas.La mayoría de casos se registra en Alta Verapaz.

Se necesita más que la prohibición de matrimonio vigente desde 2017 para proteger a niñas y adolescentes, según varias organizaciones sociales. Foto: Rocizela Pérez

 

Por Rocizela Pérez

Durante los primeros seis meses de 2019, mil 180 niñas menores de 14 años resultaron embarazadas, según datos oficiales de la Secretaría Contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas –SVET–. Los departamentos con mayor número de niñas embarazadas son Alta Verapaz, Huehuetenango y Petén.

Diversas organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de menores de edad demandan, desde hace tiempo, que el gobierno adopte medidas para prevenir embarazos forzados, matrimonios y uniones tempranas de niñas y adolescentes.

Según datos del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva –OSAR–, en los primeros siete meses de 2019, el número de embarazos de niñas y adolescentes comprendidas entre 10 y 19 años superó los 66 mil.

Ante esta realidad, la Mesa a favor de las Niñas y Adolescentes –integrada por 23 organizaciones entre las que figuran Plan Internacional, Aprofam, Go Joven, Levantemos, HEPT y la Red Niña Niño–, indicó por medio de su representante, Ketzalí Sipac: “Es necesario exigir al gobierno de Jimmy Morales políticas y estrategias encaminadas a proteger de manera integral sus vidas”.

Por ello, las entidades integrantes de la Mesa demandan al Congreso legislar más allá del Decreto 13-2017 que prohíbe a los menores de edad contraer matrimonio porque en los últimos meses se ha incrementado el número de niñas y adolescentes que establecen uniones de hecho.

La Mesa también exige al Ministerio de Educación y al de Salud Pública implementar a nivel nacional la “Estrategia de Educación Integral en Sexualidad y Prevención de la Violencia”, así como el Plan Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes -PLANEA-, con el fin de prevenir y atender los embarazos no deseados e impuestos, matrimonio y uniones tempranas y forzadas y la violencia sexual en niñas y adolescentes.

En muchas ocasiones las adolescentes y jóvenes que sufren de violencia sexual y en consecuencia un embarazo forzado, deciden quitarse la vida. Miguel Ángel López director ejecutivo de la Asociación Nacional Contra el Maltrato Infantil –ANCMI–, señaló que los suicidios se han incrementado en el rango de de 15 a 19 años en mujeres y 20 a 24 años en hombres, aunque éstos también están vinculados a situaciones se violencia emocional o física.

El Refugio de la Niñez documentó la historia de vida de Dulce*, una niña de 10 años cuya vida transcurría con normalidad rodeada de su familia, tejedores en el municipio de San Juan Cotzal, Quiché, hasta que un día su cuñado empezó a molestarla. Una noche, en que toda la familia salió de casa, el hombre aprovechó para violarla en repetidas ocasiones.

A los 15 días volvió a ser víctima de violación por el mismo agresor y Dulce resultó embarazada, por lo que tuvo que recibir atención médica por esta causa y por problemas cardiacos. Posteriormente, con el acompañamiento del Refugio de la Niñez, se elaboró un plan de tratamiento y atención especializada.

En agosto de 2017 el violador fue sentenciado a 8 años de prisión por el delito de violación y cinco años más por agravación de la pena. En total fue condenado a 13 años de prisión inconmutables y de reparación digna se le ordenó pagar Q10 mil.


Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo y Desigualdades” impartido por Laboratorio de Medios, S.A. a comunicadores y periodistas de la Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas, bajo financiamiento de Oxfam en Guatemala. El contenido es exclusiva responsabilidad de su autor.

Compartír:



Relacionados

Los comentarios están cerrados.

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo