Deportivo Xelajú adeuda Q726 mil a la alcaldía por luz y agua del estadio

El Concejo tiene la última palabra en otorgar la exoneración del pago de energía por Q378 mil. Perdonó la mora de Q348 mil por el segundo servicio.

 

Deportivo Xelajú. Foto: Facebook

 

Por Isaías Morales

La ciudad de Quetzaltenango está de fiesta. Su equipo, el Deportivo Xelajú juega este domingo 27 de ante su similar de Guastatoya para disputar el campeonato del Torneo Clausura 2018.

Sin embargo, la situación económica del conjunto superchivo no es la mejor. Hasta la fecha la junta directiva del club le adeuda Q726 mil a la Empresa Eléctrica Municipal (EEMQ) y a la de Aguas (EMAX) por los servicios de energía eléctrica y agua en las instalaciones del estadio Mario Camposeco, según registros de la dirección financiera.

Con el primer caso, la dirigencia deportiva solicitó la exoneración del pago de Q378 mil al Concejo, el pasado 14 marzo. El alcalde Luis Grijalva nombró a las comisiones de Finanzas y Energía para emitir el dictamen respectivo.

El director financiero de la comuna, Mario Mendoza, fijó el 30 de mayo para que la directiva, presidida por Francisco Santos, proponga cómo corregir las conexiones realizadas desde el estadio hacia los postes de luz pública y no a los contadores instalados.

En el recinto hay dos medidores para registrar los consumos de energía, uno para las torres de luz y otro para bombear el agua, agrega el entrevistado.

En otros cuatro puntos detectados la historia es otra. No existe un estimado de la electricidad consumida porque los conectaron en postes externos. Esto sucedió en las cuatro torres instaladas en 2012 cuando el equipo tuvo participación internacional, y se necesitó habilitar las cabinas de transmisión, el marcador electrónico y mejorar la iluminación en las oficinas administrativas.

Por esto, el Juzgado de Asuntos Municipales abrió una investigación el mes pasado. Guillermo Cupil, director de comunicación social, indicó que se busca determinar si el Deportivo incurrió en alguna ilegalidad. De esto ocurrió, sería denunciado penalmente.

La jueza Tuly Jacobs dijo a Soy502 que el caso podría considerarse como hecho ilícito tipificado como hurto de fluidos. Esto debido a las conexiones no registradas. “Tenemos que legalizar la situación, que toda la energía que se consuma pase por control (de los contadores)”, comentó.

Las comisiones de Finanzas y Energía también requirieron al Xelajú un plan sobre cómo solventar su deuda. Con la información que obtengan, emitirán un dictamen para recomendar o no la exoneración. Al final, la instancia que tiene la última palabra es la Corporación.

El club quezalteco utiliza el estadio, que tiene aforo para 12 mil personas, cada quince días por las noches. “De momento no nos han propuesto jugar de día para reducir costos”, agrega Mendoza.

La directiva del equipo y el director de comunicación, Giovanni Calderón, fueron contactos para esta nota informativa, sin embargo, no contestaron las llamadas y mensajes enviados.

Exoneración por agua

La comuna no subsidia ni patrocina al equipo, según respondió la Unidad de Acceso a Información a través de una solicitud enviada por Ojoconmipisto en octubre de 2017, durante la investigación “alcaldías futboleras”.

Lea también: Siete alcaldes destinan Q9 millones a equipos de futbol http://ojoconmipisto.com/siete-alcaldes-destinan-q9-millones-a-equipos-de-futbol/

No depende de los fondos públicos para sobrevivir, pero el Deportivo sí registró una mora que hasta esa fecha ascendió a Q348, 269.46, por el servicio de agua en el estadio. Es decir, esos fondos públicos dejaron de percibirse.

El Concejo Municipal exoneró esa deuda, según Julio Aguilar, comunicador de la Empresa Municipal de Aguas, sin embargo, no precisó en la fecha exacta ni las razones. Cupil, director de comunicación social, ofreció explicar sobre por qué tomaron esa decisión, pero al cierre de esta nota no lo había hecho.

El estadio Mario Camposeco es propiedad municipal, pero es administrado por el equipo a causa de un usufructo de 20 años otorgado desde 2009, durante la administración de Mito Barrientos, quien estuvo en el cargo hasta enero 2016.

La alcaldía no registra ingresos por esta concesión, según se puede comprobar en el portal de Gobiernos Locales del Ministerio de Finanzas y en el propio portal de la comuna.

Es decir, el conjunto quezalteco no paga por la luz ni el agua por usar el estadio.

 

Apoyos y críticas

La Junta Directiva del cuadro altense invitó a su afición el 14 de marzo, a través de redes sociales, para presentarse al Salón de Honor Municipal y pedir al alcalde que los exima del pago por la deuda de energía eléctrica. A la convocatoria se sumaron la planilla de futbolistas y los miembros del cuerpo técnico.

Los accionistas del club se mostraron en desacuerdo con esta convocatoria y aseguraron que el club lleva “casi dos años sin rendir un solo informe a los socios activos sobre la situación económica y financiera del club”, afirma un comunicado difundido en Twitter.

Compartír:



Relacionados

Escribe un comentario

*

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo