“En esta ciudad no hay vecinos empoderados de su función civil”

Aldo Bonilla es concejal de la municipalidad capitalina. Pertenece al partido Visión con Valores –Viva- y habla sobre las funciones que cumple el concejo.


Aldo  Bonilla es el Concejal noveno de la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala. Foto: Lesvia Salguero

Aldo Bonilla es el Concejal noveno de la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala. Foto: Lesvia Salguero

Por Lesvia Salguero

¿Cómo se desarrollan las sesiones del Concejo Municipal de la Ciudad de Guatemala?

-En el caso de la ciudad de Guatemala el Concejo Municipal, tristemente, es una figura de adorno. No existe debate ni deliberación. No hay discusión de temas; tampoco se presentan propuestas y la fiscalización es inexistente. He sido testigo de cómo son estas sesiones durante todo este año y se limitan a que un grupo de personas lleguen a perder el tiempo media hora para levantar la mano e improbar o aprobar solicitudes de personas que tienen multas de tráfico o reparos al pago del Impuesto Unico sobre Inmuebles –IUSI-.

¿Cómo se da la correlación de fuerzas a lo interno del Concejo?

-El concejo está integrado por diez concejales, tres síndicos y el alcalde Alvaro Arzu. Y se trata de una aplanadora municipal de once votos contra tres, en donde las decisiones se toman previamente y la los demás solo llega, como dije, a levantar la mano.

¿Son públicas estas sesiones?

-La ley faculta a cualquier ciudadano o periodista para asistir a las sesiones del concejo los lunes y miércoles de 17:00 a 17:30 de la tarde. Pero no existe ninguna razón de fondo para que se vaya, porque lo único que verán es cómo una persona dicta las sugerencias hechas por las comisiones de Transporte, Infraestructura, Empagua y Financiera y cómo se toman decisiones sobre cosas poco trascendentales.

¿Qué puede destacar de su experiencia como Concejal hasta ahora?

-La administración de Álvaro Arzú ha sido un absurdo. Un maquillaje. No se le presta atención a la verdadera problemática de la ciudad de Guatemala. Ha sido muy eficiente para manipular a la opinión pública y evitar que se le audite el manejo financiero de los fideicomisos, a la vez que se permite que dejen de lado la toma de decisiones sobre temáticas que hace mucho tiempo hicieron perder su liderazgo regional a la ciudad de Guatemala.
Menciono, entre otros, al manejo de la basura o la contaminación de los mantos freáticos. No hay agua limpia ni en la región metropolitana ni en los municipios. No se presta la atención debida al tráfico vehicular ni se trabaja en seguridad ciudadana. Las mejoras en infraestructura se limitan a construir pasos a desnivel que no se integran a un plan estratégico que permita desahogar los atascos. Solo se pasa el problema de un semáforo al siguiente.

¿Qué incidencia real puede tener una persona dentro del Concejo?

-Lamentablemente ninguna. He solicitado que se discutan dentro de las sesiones temas importantes y nada. Hace 5 meses pedí información sobre cómo se maneja el presupuesto de la Empresa Municipal de Agua –EMPAGUA-. También lo solicitó la concejal Rosa María Botrán y siguen sin darnos los datos. Así, una golondrina no hace verano.

¿Son los ciudadanos, de alguna forma, responsables de que esto ocurra, según usted?

-Uno de los problemas que tenemos es que en esta ciudad no hay vecinos empoderados de su función civil. Están en su derecho de exigir que se acaben los cobros ilegales, que se regulen las ventas de mercados y ferias y todo lo demás.
Lamentablemente el ciudadano cree que su responsabilidad es emitir un voto una vez cada cuatro años y no es así. Ese sufragio es la menos importante de las decisiones. En un país como el nuestro lo más importante es exigir a los mandatarios hacernos los mandados. Los vecinos son los jefes del alcalde, del Concejo, de los policías municipales, y si el mandatario no recibe órdenes el mandatario hace lo que quiere.

***
Esta nota es producto del Diplomado “Periodismo, Fiscalización y Transparencia” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI  otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al apoyo del pueblo estadounidense).

Compartír:

Relacionados

Escribe un comentario