Chicamán: Colapsa estructura de nuevo estadio que costó Q1.5 millones

La obra fue inaugurada hace  tres meses, pero ya se realizan las primeras reparaciones. El alcalde lo atribuye a las lluvias.

Foto: Central de Noticias Chicamán

Foto: Central de Noticias Chicamán

Por Isaías Morales

El alcalde de Chicamán (Quiché), Pedro Gamarro Morales (electo por la Une), inauguró un estadio el 5 de marzo de este año. Tres meses después, una parte del muro que circula la instalación deportiva colapsó a consecuencia de las lluvias que afectaron a la localidad.

Esta nueva edificación deportiva abrió sus puertas el mismo mes en que el Ministerio Público reveló que una estructura, entre ellos el exalcalde de ese mismo municipio, Candelario Gamarro, habría desviado fondos públicos destinados para un estadio que costó Q3.4 millones y que nunca se terminó de construir.

A raíz de esto, el anterior Concejo Municipal autorizó adjudicar uno nuevo para albergar las actividades deportivas del lugar. Este se localiza en el caserío Ojo de Agua, pero pocas semanas después de su inauguración, el mismo colapsó.

Gamarro atribuye estos daños a las lluvias y la ubicación montañosa de la obra, por lo cual ordenó las reparaciones respectivas. Los gastos de reparación los cubrirá la empresa con la fianza pagada por la comuna. En total el estadio costó Q1.5 millones, de acuerdo a tres concursos registrados en el portal Guatecompras.

El proyecto se dividió en dos fases. La primera abarcó la construcción de la instalación deportiva: engramillado, señalización, porterías y sistema de drenaje. Esta obra se adjudicó el 6 de agosto de 2015 a la empresa W&E Ingenieros a un monto de Q895,000. El entonces jefe edil Diego Us López (2012-2016) dio luz verde al proyecto con fondos solicitados al Consejo Departamental de Desarrollo (Codede) de Quiché.

El 26 de octubre de 2016, Pedro Gamarro contrató a Ingeniería Clásica y del Futuro por Q60,000 para construir 40 gaviones en un muro en el estadio. Luego, encargó a la Costructora Torre Fuerte la circulación del lugar con malla, tubería proceso y block. El campo de futbol mide 300 metros, esta fase costó Q548,500 cubierto con fondos internos de la comuna.

Según la municipalidad, esta circulación fue prioridad porque “los animales bovinos (vacas) y equinos (caballos) pueden afectar la gramilla”. Para este estadio no se requirieron graderíos, ya que se edificó en un terreno montañoso, pero cuando comenzó la temporada lluviosa una de las estructuras que circula una portería quedó destruida.

No culpes a la lluvia

Pedro Gamarro atendió una conversación telefónica con Ojoconmipisto, pero negó que el colapso tuviera alguna relación la calidad de los materiales utilizados por la constructora Torre Fuerte, cuyo representante legal es Donald Cifuentes. “Esto ocurrió más por las lluvias y porque el estadio está localizado cerca de una montaña, pero ya la empresa realiza las reparaciones y colocará más refuerzos en la estructura para evitar otros daños posteriores”.

El alcalde indicó que recibieron dictámenes del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), pero no de la Conred o la Contraloría General de Cuentas acerca del terreno donde se construyó el estadio. “El único estudio que recibimos fue el de impacto ambiental, pero esto se debió más por el agua y por eso se dañó la estructura. Ingresó mucha al campo, incluso hasta los drenajes se inundaron”, agregó.

En las dos fases del proyecto la alcaldía recibió dos dictámenes favorables del Estudio de Impacto Ambiental sobre esta obra. El primero lo recibió el 8 de diciembre de 2015 (cuatro meses después de haber sido adjudicado), mientras el segundo fue el 27 de diciembre de 2016, previo a la adjudicación. Ambos avalaron la continuidad del proyecto.

Gamarro asegura que las reparaciones al estadio estarán concluidas en al menos dos semanas. “La fianza pagada por el contrato cubrirá estos gastos. El Concejo Municipal requirió que la constructora entregue el estadio en el menor tiempo posible”.

El estadio que nunca se construyó

Chicamán tiene un historial polémico por ejecutar este tipo de obras. En 2010 se planificó construir un estadio, pero este no se terminó. Un letrero captado por Guatevisión resume cómo finalizó la historia del mismo: “Este proyecto está en proceso judicial por lo que no se puede realizar ningún tipo de trabajo. Se advierte a los vecinos, de no acatar la presente, deberán responder a los tribunales correspondientes”,

Fuente: Guatevisión

Fuente: Guatevisión

El rótulo se refiere al presunto desfalco ocurrido entre 2010 a 2012, cuando se pagó Q3.4 millones para una instalación deportiva, pero no existe registro sobre el paradero de Q1.2 millones de esta inversión. Esto forma parte de un caso más grande por un préstamos de Q21 millones que habría beneficiado a una estructura compuesta por exfuncionarios y sus allegados.

Por el aparente desvió millonario están en prisión: el exalcalde Candelario Gamarro (1993-1996, 1996-2000 y 2008-2012) y su sobrino Anibal Gamarro; la exdiputada Emilenne Mazariegos y su mamá, Ana Patricia Mazariegos; además de otras doce personas señaladas de tener participación en el hecho ilícito.

El caso fue investigado por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad que recaban más pruebas, mientras los sindicados esperan la fecha de la audiencia de etapa intermedia.


  • Esta nota se originó a partir de una denuncia ciudadana.

Compartír:



Relacionados

Escribe un comentario

*

Suscríbase a nuestro newsletter


Ingrese su correo